Amor se escribe con H y otras maneras de decirte que te quiero, de Andrea Longarela (Neïra)

4.2.18


«Se quiere o no se quiere. Es simple, es fácil».


Fuera llueve, enciendo el portátil y pongo la página en blanco de una nueva entrada. Caigo en la cuenta de que debería sonar Chasing Cars de Snow Patrol y recuerdo que ese disco, Eyes open, me lo regaló hace tiempo Mr. Brandon. Lo pongo en el reproductor y con los primeros acordes pienso en Eva y Hache, en lo que me costó al principio conectar con su historia y, sobre todo, con él. Pienso en lo fácil que luego fue entender y sentir con ellos, en lo real y bonito que lo cuenta todo Neïra siempre y en por qué me enamoré de su pluma.

Mi predisposición con esta novela no era buena, lo confieso. Las historias corales no me suelen convencer y, por otra parte, la avalancha de opiniones rimbombantes tampoco me animaban mucho, y no porque pensara que Neïra no era capaz de enamorar a todo aquel que leyera esta historia. Todo lo contrario, la veía muy capaz, la ví capaz de hacerlo desde que conocí a la loca de Oli y caí rendida a sus pies —a los de ambas—. Pero, a veces, Goodreads todos sabemos que peca de valoraciones infladas de más y cuando todo el mundo lee algo y lo pone por las nubes a mí me tira para atrás, aunque se trate de una autora que me encante. Prefiero poner distancia y leer cuando el cuerpo me lo pida, cuando no me influya nada de lo que veo y leo.

Empecé la historia de Eva y no me enganché. Me costó cogerle el punto, no a Eva, porque Eva y su sonrisa te meten en su bolsillo a las pocas páginas, sino a la historia en sí. Quizá fue un poco esa predisposición de la que os hablaba, o cosas que no tenían nada que ver con el libro, como la mierda de semana que estaba teniendo y mi ánimo. La cuestión es que hasta casi la página 200 no fui capaz de caer bajo el efecto Neïra, ese que tanto me enamoró con Oli y Mario. Luego todo fue fácil, porque ponerte en la piel de Eva también lo es. Es fácil conocerla, sentirla y quererla. Porque creo que todas en algún momento de nuestra vida —aunque fuera en la edad del pavo— hemos sido un poco Eva, soñando con nuestro final feliz. Quizá no con vestido rojo, ni bailando, pero sí teniendo a alguien que nos mirara como se miran las cosas que brillan. Ser la primera opción, la única opción. 


Eva conoce a Hache, que no es precisamente el caballero de brillante armadura con el que sueña, pero que le atrae como la luz a una polilla. Al principio me enfadé un poco con él porque me pasaba como a Eva, no entendía su actitud. Ella le regalaba sonrisas, él era un borde redomado y yo le llamaba gilipollas mentalmente. Pero al igual que Eva, yo también intuía que había mucho que rascar, que ese solo era el Hache de la superficie. Y juntos, sin esperarlo y sin pretenderlo, crean una complicidad preciosa de la que es testigo una azotea. Y las estrellas.

Lo sientes, el lector lo siente todo. La amistad, la confianza, el cariño, el amor escurridizo que se va abriendo paso en sus vidas con la persona que menos esperan, cuando quizá no están preparados para algo tan grande, cuando el pasado pesa demasiado. Y fue cuando, por fin, entendí a Hache. Entendí su dolor, esa losa que llevaba a cuestas y que le impedía del todo soltarse. Esas ganas de huir de una vida que no le llenaba, de empezar de cero, de volver a ser el de antes. Sonreír con Eva, pero ser incapaz de entregarse, de darle lo que ella sueña, porque el pasado sigue llenándolo todo, aunque no sea lo bueno, ni lo sano, ni lo que le hace feliz.

Eva nos cuenta su historia y también la de su hermana Carla y la de sus amigas Gina y María. Otras tres historias de amor, diferentes, pequeñitas. Estas historias secundarias no me han llenado tanto, o no como esperaba, quizá la de María ha sido la que más me ha hecho sonreír. Lo que sí ha sido bonito ha sido volver a saber de Leo, el pastelero de ojos verdes o recordar a Luca, han hecho que vuelvan emociones que en su momento me pusieron la piel de gallina y eso, eso es lo mágico y maravilloso de la literatura, sentir. A mí si me haces sentir ya me tienes ganada y Neïra me ganó desde el primer momento, porque pocas, muy pocas escritoras son capaces de traspasar el papel como lo hace ella. Es un don. Nos regala historias reales, tangibles, imperfectas. Historias que llegan al corazón porque te las crees, porque son vida.

Sonrío cada vez que veo Amor se escribe con H entre las novedades de las librerías, es bonito ver que los sueños se cumplen, que lo que muchas vimos en Oli lo ha visto el mundo. Felicidades, Andrea, sigue volando.

8 comentarios

  1. Muchas ganas le tengo. A ver si me hago pronto con él <3

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, que bonitas palabras Mónica, no me toca nada a mí t me has emocionado un montón, así que cuando Andrea lo lea puedo imaginar lo que sentirá. Yo lo tengo en casa esperando su momento y, al igual que a ti, me encantó verlo en la libreria, porque es un sitio muy merecido para Neïra. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pili, ni te imaginas como agradezco estas palabras, saber qué alguien valora las ganas y el cariño que le pongo cada vez que escribo es muy guay. Gracias, no me sale decir nada más.
      ¡Mua!

      Eliminar
  3. Oh, Mónica!!!
    No sabes qué alegría me ha dado leer una reseña tuya de un libro como el de Neïra. Supongo que sabrás por qué. Y escribiendo tan bonito como siempre.
    Y estás a "full", me encantaaaaaaaa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acordé de tu petición jijiji, pero no te acostumbres mucho, que no sé si me quedan ganas para volver a reseñar romántica. Ya veremos. ¡Mua! Gracias por estar siempre. ¡Eres tan bonica!

      Eliminar
  4. Hola!
    Preciosa tu opinión, leerte siempre es un placer.
    Tampoco he leído aún este libro, ni Caótica Jimena, normalmente tardo un poco, necesito un tiempo para coger un libro, me pasa un poco como a ti normalmente y los leo cuando encuentro mi momento :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Muy buena tu reseña!! Estoy completamente de acuerdo contigo, un libro precioso aunque al principio tb tuve mis dudas aunque sabía que Neira era garantía segura. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola, no conocía tu blog, pero desde ahora ya tienes una nueva seguidora.

    No he leído nunca nada de esta autora, aunque sí he leído buenas reseñas de este libro, así que espero tener la oportunidad de poder disfrutarlo en breve.

    Gracias por la reseña.

    Si te apetece conocer mi blog te espero en: Bibliotecaria recomienda…

    ResponderEliminar