Y te sigo por el aire como una brizna de hierba...

9.11.17


Tengo 32 años (vamos a contar 33 porque me queda un suspiro) y hasta hace unos días no había leído a Federico García Lorca. Podría echarle la culpa a la porquería de sistema educativo que tenemos, y no me faltaría razón, porque de Lorca dimos un par de pinceladas, prácticamente de pasada y nunca leímos nada suyo. Ni poesía, ni teatro. Nada. Más grave me parece que tuve una asignatura de Teatro durante un curso entero y tres cuartos de lo mismo. Pero no, hoy la culpa me la voy a echar yo misma por no haber leído nada suyo antes, cuando la lectura empezó a ser un placer, una vía de escape y un refugio. 

Mi abuelo es almeriense y hubo una época que cada año íbamos a visitar a la familia. Las raíces de F, mi bisabuelo. A mí siempre me ha encantado ir, además de porque me parece una tierra preciosa, porque soy una sentimentaloide de tomo y lomo, y siempre me ha emocionado pensar que estaba pisando las mismas calles, oliendo el mismo mar y disfrutando del mismo sol que en su día hizo F. En esos viajes anuales a Almería hicimos alguna escapada a Granada, a ver la Alhambra, a conocer la ciudad... y por avatares del destino acabamos comiendo en un restaurante con nombre La ruta de Lorca. No sé por qué en ese momento no busqué como loca algún libro de Lorca, no lo sé. Lo tenía ahí, como una señal luminosa dejándome cegata. La ruta de Lorca, Alfacar, Granada. Recuerdo que mi abuelo se quedó con el nombre y dos años más tarde, viajando a Málaga, volvimos a comer allí. Pero lo dejé pasar. Posiblemente si en ese momento le hubiera preguntado a mi abuelo "¿Has leído a Lorca?", él me hubiera dado alas y ganas para comprarme un libro suyo en la primera librería del camino. Escucharle siempre tiene ese efecto en mí, esas ansias de saber, de ser una esponja y empaparme de todo lo que sabe. Pero no lo hice, lo dejé pasar.

Hace unos días me compré un par de libros de Ian Gibson y en los dos aparece Lorca, fue pura casualidad y curiosidad, solo tenía en mente coger uno. Esto fue el sábado y el domingo en la tele emitieron La novia, película basada en Bodas de sangre de Lorca. Una amiga me ha enseñado a creer en las señales y esto es una como la copa de un pino.

La película me pareció bellísima, cierto que es una interpretación libre de la obra de Lorca, pero tiene todos sus ingredientes. Esa pasión, esa intensidad, ese paisaje rural, esa luna resplandeciente testigo de tanto. Incluso diálogos calcados de la obra. La manera de contar la historia es visualmente preciosa, cada gesto y cada mirada dice tantísimo... Supe en el momento de terminar de verla que tenía que leer Bodas de sangre, era totalmente necesario y me encontré pura poesía. No sé que esperaba exactamente encontrar, pero os digo que ni coña algo tan bello. No lo puedo calificar de otra manera. Que manera tan bonita, profunda y sentida de usar las palabras, de dar voz a los personajes, ese amor, ese desgarro, ese dolor. Estoy profundamente maravillada, antes me gustaba mucho el teatro, sobre todo los clásicos griegos, pero esto... esto es otra cosa y es nuestro. Debe ser una auténtica gozada tener la oportunidad de verla representada, de disfrutarla en vivo y en directo, de sentir los pelos de punta de la emoción. Me lo apunto en mi lista de cosas que hacer alguna vez en la vida: ver una obra de Lorca.

"(...) y no hay minuto del día
que estar contigo no quiera,
porque me arrastras y voy,
y me dices que me vuelva
y te sigo por el aire
como una brizna de hierba."

Llevo unos días pensando en las cosas tan maravillosas y grandes que nos hubiera regalado Federico García Lorca si no le hubieran arrebatado la vida de esa manera tan injusta e inhumana (como a tantos otros). ¿No creéis? Cuánta poesía se perdió en el camino de Víznar a Alfacar una madrugada de agosto de 1936. Qué tristeza más grande. Qué tristeza.

6 comentarios

  1. Hay que hacer caso a las señales, además son tozudas a veces.
    Me ha encantado tu entrada por tus recuerdos, por la manera de contarlos y por Lorca.
    Tengo ganas de ver La novia. Bodas de sangre la leí en COU pq la representaron los alumnos. Además durante un tiempo Lorca fue una obsesión (se me pegó lo de "anda jaleo jaleo..." y no se iba de la cabeza). Cosas...

    Besines

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Mónica!
    Aquí vengo, proque tengo muchas cosas que decirte.
    En primer lugar, y si lo recuerdas, lo último que supe de ti es que te despedías del blog porque no estabas en tu momento. Justamente, en el tiempo que yo estuve ausente, en esos meses, regresaste y no lo sabía, hasta ayer que viene a comentarte, y como vi y te dije, no podía hacerlo. Así que por esta parte, estoy contenta de que sigas publicando porque es maravilloso leerte. Quizá sea que tenemos una edad muy parecida (te saco un año y unos días, por lo que veo) y tu manera de afrontar tus posts me encantan.

    Sobre la película, la vi un sábado solita en casa que mi marido estaba de vacaciones, y ME IMPACTÓ. ME parecio rarísima, pero me estremeció por su intensidad, como bien dices, por la pasión desenfrenada. Días después lo comenté con una de mis hermanas, que es muy leída, y me dijo que estaba basada en "Bodas de sangre" y palidecí, porque parecido a ti, tampoco leí a Lorca o si lo leí en el colegio no lo recuerdo, pero digo yo que de haberlo hecho, lo recordaría, ¿no?

    Así que, y por finalizar este rollo, te diré que yo tampoco he leído a Lorca, pero lo haré, al igual que tú.
    Gracias por ese paseo almeriense con tu abuelo. Y sí, coincido con tu amiga, es una señal del destino.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Eres inspiración.
    Ya sabes, me lo llevo todo apuntado (también soy hija de los planes de estudio que ningunearon a Lorca). La obra y la película.
    Me he quedado fascinada con la escena. La estética es <3
    Más de esto, por favor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, AMIGA que lo has vuelto a conseguir, lagrimillas furtivas se me escapan al ver este Bodas de Sangre tan bonito y tan tuyo.
    Lorca es uno de mis autores favoritos, tuve la suerte de tener una profesora de Literatura que se pasaba por el forrillo el planning del año y nos traía cintas de los poetas de la Generación del 27... Allí estaba Lorca recitando uno de sus poemas de La Vega..y me conquistó.
    Luego viví en Granada, su Granada (y la mía porque esa ciudad es mágica)que tanto quería, vivía muy cerquita del parque que lleva su nombre y pasaba todos los días por allí...
    Lorca es muy especial y Bodas de Sangre es una maravilla, es un sentimiento tan desgarrador, tan puro y tan lleno de rabia y fuerza... También creo que en parte esa relación prohibida, hablaba de su propia represión... Él dejaba mucho de la realidad en sus obras, casi todas tienen el punto crítico, lo que más me maravilla es su poder y energía para transmitir.
    Tuve la suerte de ver La casa de Bernarda Alba con 17 años y fue mágico... Bodas de Sangre es mi pendiente en teatro. La Novia, me pareció preciosa, Inma Cuesta está tremenda y creo que refleja muy bien lo que quería transmitir Federico en el libro. (Esas mujeres con tanta presencia son una maravilla)
    Gracias por recordarme lo mucho que me emociona su obra, gracias por escribir tan bonito, Moni.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Coincidimos en que hasta ahora yo tampoco he leído al autor y coincido también con lo que comentas del sistema educativo pues habría sido interesante leerlo, justo tuve una profe que nos mandaba leer libro de guerras en diferentes sitios como Kosovo y los odiaba, tanta tristeza no me aportaba mucho y además así no se consigue que los adolescentes amen la literatura.

    Muy bonito todo lo que comentas, indagaré un poco más y quizá algún día no muy lejano me anime a leerlo.

    Besos (◔◡◔)

    ResponderEliminar
  6. Yo no sé qué me pasa, que me pierdo lo mejor!!!!!
    Pues Mónica. aquí en Andalucía, se le da mucha importancia a Lorca. Además, tuve la suerte de tener en mi instituto a la mejor profesora de literatura del mundo mundial, Ana Fernández, la cual era una enamorada de Lorca. Montó por años en mi instituto una ruta llamada "La ruta Lorquiana", {tu post me ha traído recuerdos maravillosos}, a la cual me apunté el año que pude hacerlo. Fue fantástico. Consistía en ir a su casa de Fuentevaqueros, donde nació, y de dónde se inspira La casa de Bernarda Alba (de una familia vecina), también nos llevaron al río y el lugar donde Lorca se sentaba a escribir. Después a la Huerta de San Vicente, que es la casa que sus padres tenían en Granada capital y que ahora está en medio del Parque García Lorca (además de ser su museo). La última parada de esa ruta fue el lugar dónde en ese momento se suponía que estaba la fosa común dónde estaban los restos de Lorca. Me emociono y te sigo contando. En cada sitio hicimos cosas. En su casa representamos una obra de teatro (yo era una de las vecinas de Yerma), el el río y en la fosa, leímos poesía, y en la Huerta de San Vicente, entre otra cosas, mi mejor amiga tocó el piano de Manuel de Falla que no sé si regaló al propio Lorca o al museo.
    Así que excepto Bodas de Sangre, que he leído casualmente esta semana, tengo casi todo leído de Lorca. Y no hay nadie cómo él. Te puede gustar más o menos, pero sin lugar a dudas, tiene una identidad propia: LORCA.

    Que lo leas mucho!!!

    ResponderEliminar