Cada vez estoy más cerca de estar más lejos de mí

Los últimos meses han sido de idas y venidas. De entradas que supongo que no todo el mundo ha entendido. De hoy estoy aquí, pero mañana ya no. De semanas en blanco. Hoy sé que me perdí por el camino, y posiblemente, sea culpa mía. 

Empecé este blog con ganas e ilusión, y con el tiempo todo se ha ido por el desagüe casi sin darme cuenta. Cuando llegué aquí disfrutaba leyendo y me apetecía compartir con quién quisiera lo que sentía con esas lecturas. Pero he acabado llena de decepción y desencanto, manteniendo activo un blog que sigue con vida por inercia y medio arrastras. Y eso no es bueno. Tampoco lo es que me duela algo que tanto bien me hacía al principio. Ni que sienta que cada vez estoy más cerca de ser menos fiel a mí misma. No es que hoy sentada delante del teclado vea las cosas de manera diferente. No, no es eso. Sigo decepcionada y sigo dolida con algunas cosas que han pasado estos últimos meses, pero algo en mí ha cambiado.

Enrique Bunbury cantaba con Héroes del silencio "todo arde si le aplicas la chispa adecuada", creo firmemente que he conseguido dar con esa chispa que hace que esto siga funcionando de manera sana. He encontrado mi camino, el camino del que nunca tendría que haberme desviado. Pero a veces me pueden las ganas y me pierden mis convicciones, y he tardado un poco en darme cuenta que estaba librando una batalla que no era mía. Por mucho que hable (hablemos) en voz alta nada va a cambiar. Absolutamente nada. Y yo... yo he decidido centrarme en lo que realmente importa y olvidar el resto.

Lo único que no se ha quedado por el camino han sido mis ganas de escribir. Rosa Montero me las ha devuelto en tropel. Tengo muchas ganas de hablaros de lo que he sentido leyéndola, de lo mucho que me ha aportado y de lo loca me he vuelto comprando libros suyos hasta de segunda mano. También me ha hecho ver que si esto algún día se va definitivamente a la mierda me seguirá quedando lo más importante: ese pequeño grupo de personas unidas por un hilo invisible gracias a los libros. 

 

3 comentarios:

  1. Mónica, lo importante no es la meta, es el camino.
    Sigamos caminando y dirigiendo nuestras energías hacia lo importante. Sigamos creciendo, sigamos leyendo y compartiendo. Sigamos.
    Estoy feliz de que hayas llegado (hayamos) a ese punto en el que lo que de verdad importa somos nosotras y nuestras lecturas y dejemos a un lado todo lo demás.
    Qué mejor ejemplo que la cadena de La ridícula idea de no volver a verte para que seas consciente de lo mucho que tienes para darnos... de lo mucho que nos das y que compartimos. De lo mucho que disfrutamos.
    No te rindas.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Tenemos que darle las gracias a Rosa Montero entonces por devolvernos esa parte de ti que podemos ver por aqui.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Moni, estoy de acuerdo con Lidi! Ya te dije todo lo que pensaba ayer, pero por si queda alguna duda, estás más cerca de quitarte morralla de encima! Esa no la necesitas para nada en absoluto! A la gente aprovechada que te utiliza no la necesitas para nada! tú existías ya antes de eso, tu blog existía ya y salió a flote antes que esa gente, así que levanta la cabeza porque eres tú la que lo está haciendo bien!
    Sé fiel a tí misma, es lo más importante, este es tu espacio y deberías gestionarlo como te de la real gana! Se te da genial, y el talento te sobra así que SIGUE ADELANTE, porque "Baby, no dejaremos que nadie te arrincone"
    Un millón de besotes!
    PD: Recuerda, The time of your life! ;)

    ResponderEliminar