¡PIRATAS!, de Laura Esparza


Nuestros caminos volverán a cruzarse, Billie. No permitáis que quiebren vuestro espíritu...



Una sonrisa de oreja a oreja, eso es lo que me ha provocado Laura Esparza con sus ¡Piratas! Y no sólo al final de la historia, he mantenido mi sonrisa desde la primera línea hasta la última. Me ha recordado esa sensación que tenía de niña cuando veía en televisión Hook, Willow o La princesa prometida. Esa misma ilusión, esa misma sonrisa ingenua, natural y pura. No es que ¡Piratas! sea un cuento, ni mucho menos, pero es tan divertida, tan fresca, tan original y tan entrañable que me he sentido como la niña que un día fui. Me he reencontrado con aquella Mónica a la que le hacían los ojos chiribitas cuando aparecía en la pantalla el gran capitán James Garfio. En realidad era Dustin Hoffman con pelucón, pero en aquella época ya adoraba a los malos de los cuentos —brujas everywhere—. Todavía no existían los Jack Sparrow, ni los vampiros que brillaban con el sol como un gusiluz.

Con esa ilusión de la que os hablaba, he seguido las peripecias de Billie —para mí siempre será Billie—, sus ansías de aventura, de libertad y esa fascinación por los piratas que trae de cabeza a su padre, el gobernador de Jamaica. Ella no quiere la vida que le espera, no quiere casarse con ninguno de esos pretendientes pomposos, quiere poder elegir, quiere vivir su propia vida. Una vida monótona y aburrida que dará un giro inesperado cuando caiga en las manos del temible capitán Blackhawk. La señorita Wilhelmina Nightingale (Billie) es la llave de su libertad y Blackhawk no piensa desviarse ni un ápice de la misión que tiene entre manos. Aunque claro, no contaba con que su prisionera fuera tan valiente, tan divertida, tan audaz... tan preciosa. En las aguas del mar Caribe lucharán por el futuro que tanto anhelan y nos regalarán aventura, risas, pasión, amistad, batallas al más puro estilo pirata y amor. Mucho amor.

La pluma de Laura Esparza no era desconocida para mí, ya leí en su momento su primera novela A contrarreloj y lo pasé pipa. Cómo dije, sólo me faltaron las palomitas, el chocolate y el regaliz rojo. Después de leer ¡Piratas! he sentido que Laura con sus historias hace que no pierda del todo la fe en la (buena) novela romántica. Ya sabéis que estoy un poco desencantada y en mi última entrada os conté el motivo. Pero al terminar la historia de Billie me ha quedado más claro que nunca que para llegar al lector no sólo tienes que tener una buena historia entre manos, sino ser también una buena narradora, aportar algo nuevo y fresco. Y, como dice la sinopsis, a veces, las grandes historias de amor son aquellas que dan comienzo con un sencillo: «Érase una vez…». No hacen falta grandes fuegos artificiales. Y para mí, la historia de Billie y Blackhawk, es una gran historia de amor.

Gracias, Laura. Gracias por no dejar a la intrépida Billie en un cajón.

10 comentarios:

  1. Qué reseña más bonita le has hecho, se nota que te ha gustado muy mucho :)

    Un saludito.

    ResponderEliminar
  2. No habría podido explicarlo mejor. ¡Piratas! es novela romántica de la buena. Diversión, dulzura, aventura, amor... y mucho mucho más.
    Y después de haberla leído una piensa en cómo es posible que alguien se la pierda.
    Me ha encantado tu vuelta. Más que haya sido con esta novela que yo también he disfrutado tantísimo.
    ¡Muá!

    ResponderEliminar
  3. Aún no la he terminado, pero con el setenta por ciento leído ya puedo decir que me han robado el corazón. Billie, Jack, Moses... Y el capitán Blackhawk, por supuesto. Bonita reseña, Mónica. Muy sentida.
    (Yo también he pensado en Garfio, La princesa prometida y Jack Sparrow, pero es que con la gran ambientación que tiene la novela es inevitable no hacerlo)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Mónica!
    Me ha encantado la reseña, con las tres primeras líneas ya me tenías ganada, sólo con mencionar "La princesa prometida" ;).
    De Laura Esparza ya tenía apuntada "A contrarreloj", pero es que ésta tiene una pinta increíble. Me atrae mucho ese aire entrañable y nostálgico tan típico de los cuentos de aventuras de los de antes. Además no he leído ninguna novela romántica de piratas y creo que puede ser una buena opción para empezar.
    Gracias por tus reseñas, ¡como siempre!
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Pero ves como eres Yoda??? quién si no tú, podría convencerme para leer este género! Eres única vendiéndome la moto!!! Me nombras La princesa prometida, (uno de mis libros preferidos), al Capitán Garfio y encima los piratas... ¡¡que soy fan de Long John Silver!!!
    Tu carta de presentación ya sembró mi curiosidad, así que veremos qué nos depara esta aventura!
    Me encanta leerte Moni, es que eres tú 100% cómo se nota cuando disfrutas! ;)
    Un besoteeee!

    ResponderEliminar
  6. Como ya te he dicho por insta, me lo apunto y voy a buscarlo que me has dado muchas ganas de leer el libro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Se ve que la has disfrutado, pues nada me la apunto para este veranito, tiene pinta de ser una novela fresca ideal para la tumbona...
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Qué ganas tengo de leer los dos libros de la autora, últimamente estoy encontrando buenas lecturas después de una sequía que me dejó con pocas ganas de leer, recomendaciones como esta me dan la vida.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Por si no le tenía ya ganas... te leo y me creas ansia viva :D Ya me llamó la atención cuando lo vi entre las novedades de este mes porque "A contrarreloj" me encantó, y solo por ser de Laura Esparza supe que quería leerlo. Ea, de momento ya lo tengo en el Kindle con el prólogo leído, solo me falta recuperar un pelín mi ritmo de lectura y será el próximo en caer :P

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
  10. Está arrasando!Arrrgggg, y yo sin tiempo. Otra prohibición más a la saca por unas semanas. :((((
    Se nota que te ha encantado, así que más ganas aún.
    Beso.

    ResponderEliminar