EL MAPA DE MI PIEL, de María Montesinos

ROMÁNTICA CONTEMPORÁNEA
EL MAPA DE MI PIEL ★★


Una historia íntima y positiva sobre las segundas oportunidades, sobre lo que perdemos y lo que ganamos cuando la vida nos pone a prueba.


Tenía ganas de seguir descubriendo a María Montesinos después de haber leído La estúpida idea de dejarte marchar, pero no lo he hecho hasta ahora por el tema que trataba esta novela: el cáncer de mama. Reconozco que me tiraba para atrás, no quería leer sobre ello, porque creo que es inevitable sentir miedo, más cuando a nuestro alrededor hay alguien que ha padecido esta enfermedad y ha perdido la batalla.

Lidia me animó y la leímos juntas. Sólo había leído un par de capítulos cuando saltó la noticia del fallecimiento de Bimba Bosé y me costó volver a coger el libro. No podía dejar de pensar "vaya día para ponerme a leer esta historia". Pero lo hice y ahora veo que era necesario, la historia de Celia es necesaria. Porque María no se recrea en la tristeza, en el dolor o en el drama como podría haber hecho, todo lo contrario. El mapa de mi piel es un canto a la esperanza, a la vida y a las ganas de disfrutar de la misma al máximo. El tema está tratado con delicadeza, con mimo, con el cuidado que solo puede poner en sus palabras alguien que ha sentido esta enfermedad muy de cerca.

Celia es una superviviente. Una guerrera que siente su cicatriz como una batalla ganada, aunque por el camino haya perdido, además de su pecho izquierdo, muchas otras cosas: su mejor amiga, su relación con Mario, su trabajo... Pero ahora tiene en sus manos un nuevo comienzo, una nueva vida, una nueva ilusión. Una oportunidad para ser feliz. Para VIVIR. Y esa nueva etapa es justamente lo que María nos cuenta en El mapa de mi piel. La vida de Celia un año después del diagnostico y de la operación. Sus pensamientos, su recuperación, sus ganas de seguir adelante y de luchar.

Nunca sabemos lo que ocurrirá mañana. Esa incertidumbre nos acompaña desde el día en que nacemos, y sobre todo, desde el día en que somos realmente conscientes de que algún día moriremos, aunque no sepamos cuándo ni cómo. (...) Eso es lo emocionante de la vida, la cajita de Forrest Gump, llena de bombones dulces y amargos, de los que te gustan y los que no, aunque sepas que, al final, vas a tener que comértelos todos. Es mejor así, vivir una vida inesperada, con amores inesperados, carreteras poco transitadas, curvas de agárrate y no te menees, giros de ciento ochenta grados que te obligan a ir despacio, en buena compañía, disfrutando el paisaje, sin importar cuándo llegues. Todos terminamos llegando de una forma u otra.
Podría hablaros mucho más de Celia, de sus miedos, de sus dudas, de esa nueva vida, de Leo, de Nico... ¿Pero sabéis? Creo que en este caso estaría haciendo mal, os estaría descubriendo sentimientos y emociones que debéis sentir en vuestra propia piel junto a Celia, con cada palabra, con cada página de su historia. ¿Sabéis esa sensación que se os queda en el cuerpo cuando sentís que una historia os ha hecho bien? Terminé El mapa de mi piel sintiendo que me había hecho bien su lectura, que no haberla leído dejándome llevar por mi respeto, hubiera sido un error. Leerla con Lidia sólo fue la guinda que le hacía falta a esta lectura, era una compañía que necesitaba para hacer frente a la historia de Celia.


Sé que la banda sonora que suena en la historia de Celia para María Montesinos es La vie en rose versionada por Zaz, pero con su permiso, esta es una de esas veces en las que la historia me pide una canción diferente y quiero que suene la voz de Bimba. Ella, con su lucha, su sonrisa constante y ese optimismo que rezumaba. Tan diferente, tan única. Tan Celia en su misma batalla. Entre caminos, sin esperarlo, siento que le viene como anillo al dedo a la historia de Celia.



OTRAS RESEÑAS DE MARÍA MONTESINOS

La estúpida idea de dejarte marchar

9 comentarios:

  1. Hola!
    Pues a mi me ha parecido muy bonita tu reseña :)
    Me apunto el libro, pero ahora se que no puedo con él, precisamente porque estoy bastante sensible con el tema. Creo que más adelante será una lectura preciosa que además me vendrá bien

    Mil besos!

    ResponderEliminar
  2. Como bien dices, siempre hay alguien al lado con esa batalla. La he tenido muy cerca, no en mi piel, pero sí muy cerca. POr eso sí quiero leerla, me parece que es más fácil taparse los ojos, y hablamos de ficción, ya en la vida real... aún más duro todavía. Sí que a veces el momento no es el adecuado, eso por supuesto.
    Pero mira, me alegro que te animaran a leerlo. te ha quedado uan entrada muy bonita y yo me lo llevo a mi wishlist.
    Besos y gracias por dármelo a conocer a mí.

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Una historia difícil por el tema central, sin duda voy a aputnármelo para momentos positivos, porque si no puedo acabar muy mal!! Me gustan las historias con drama, no va a ser todo cachondeo, no? y si está como la anterior historia de la autora, mercerá la pena
    gracias por la reseña!
    un beso
    S

    ResponderEliminar
  4. Hola Mónica.
    Pues tengo que leer a María otra vez porque ya sabes que me encantó "La estúpida idea de dejarte marchar". Y si leo su segundo libro... habré leído todos sus libros! {no me hagas ni caso...}. Pues apuntado queda, pero es cierto que tengo unos cuantos antes...
    Beso.

    ResponderEliminar
  5. Pues no pinta nada mal, no lo descarto :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Mónica!
    Cuánta coba le dimos ¿verdad? Cuánto miedo a la palabra cáncer, a la enfermedad, a encontrarnos con algo que nos gustara... para darnos cuenta de lo equivocadas que estábamos. Hemos hablado mucho de esta novela, de ese mensaje esperanzador y real, porque son muchas más las que ganan la batalla que quienes la pierden y, llegado el momento, yo también querría tener la fortaleza de Celia y su pasión por la VIDA.
    Como bien has dicho, yo también necesitaba compañía en esta lectura y eso la hace también más valiosa. Gracias por acompañarme, por empujarme, por no poner excusas.
    En nada estamos con otra ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. No conocia este libro. Hablas tan bien de el y conociendote me da un poco de miedo porque ya sabes que algunas veces no solemos coincidir. Me lo pensare.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Madre mía Mónica, si me han entrado ganas de llorar solo leyendo tu reseña, no me quiero imaginar cuando lea el libro. Espero poder tener la fuerza necesaria para leerlo, pero creo que ahora mismo no la tengo. A ver si con el tiempo encuentro yo también alguien con la que compartirla, así seguro se hace más llevadera.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  9. Hola Mónica!!
    Llevo tiempo con ganas de leer esta historia, pero le tenía respeto, por el tema del que trata, si bien es verdad que en un momento u otro la leeré porque después de "La estúpida idea de dejarte marchar" que me dejó muy buen sabor de boca y me gustó mucho la forma de narrar de María, sabía que le daría una oportunidad, y que tú ahora nos traigas la reseña, el otro día Lidia hizo una entrada con una mini-reseña, no hace más que aumentar mis ganas de leerla.
    Te entiendo perfectamente cuando dices que una lectura te ha hecho bien, a mí me pasó hace poco con un libro, supongo que es lo que nos pide el cuerpo en ese momento y al acabarla te dices: era necesario sumergirme entre sus páginas.
    Ni por un momento pienses lo que has dicho, que no era tu mejor reseña, imposible, tú siempre lo plasmas todo a la perfección :)
    Un beso!!!

    ResponderEliminar