LA VOZ DE ARCHER, de Mia Sheridan

NEW ADULT  ★★★★ 

  • Cuando Bree Prescott llega a Pelion, un pequeño pueblo en el condado de Maine, anhela contra toda esperanza que ese sea el lugar donde finalmente pueda encontrar la paz que busca con desesperación. El primer día en su nuevo entorno se tropieza con Archer Hale, un hombre silencioso que vive aislado por un dolor tan intenso como el de ella. 
    Bree y Archer empiezan a sentirse atraídos el uno por el otro. Un deseo irresistible que los empuja a acercarse sin remedio. Pero su historia encuentra barreras que pueden ser insalvables… 
    Un hombre solitario, la mujer que lo ayuda a encontrar su voz y una pasión dulce que esconde historias pasadas de secretos por desvelar. Una historia de amor, destino y sufrimiento, pero, sobre todo, de su poder para transformarlo todo.


La voz de Archer era una de las novedades de febrero que esperaba con más ansias —después de Martina en tierra firme—, tenía la corazonada de que me iba a encantar y así ha sido. Es una historia preciosa, muy dura y a la vez tierna, de esas que te dan un pellizquito en el corazón. Me ha llegado tanto que tengo la sensación de que no voy a ser capaz de plasmar el cúmulo de sentimientos que tengo ahora mismo revoloteando dentro.

Bree deja Ohio y su vida huyendo de un dolor que le resulta insoportable, quiere encontrar una paz que necesita desesperadamente, y después de conducir durante horas acaba en Pelion, un pequeño pueblo de Maine. Allí pronto su camino se cruza con el de Archer Hale, un chico silencioso y solitario de mirada profunda. Bree no puede evitar sentir curiosidad por él, y a pesar de todos los rumores que escucha en el pueblo, decide intentar acercarse a Archer. No tarda en darse cuenta que detrás de ese silencio y de esa vida solitaria y triste se esconde un chico dulce, tímido e inocente que lo único que necesita es sentirse aceptado y querido. Archer no ha tenido una vida nada fácil, lleva aislado del pueblo mucho tiempo, conviviendo solo con su dolor y los malos recuerdos, sintiendo el desprecio y la incomprensión de una gente que ni siquiera intenta entenderlo, todo lo contrario. Cuando Bree entra en su vida y le tiende su mano, es un rayo de esperanza, una pequeña luz dentro de su oscuridad, ella es capaz de verle con el corazón, no solo con los ojos como el resto y se aferra a ella y a ese sentimiento que nace en su maltrecho corazón.

Archer ha conseguido romperme. Cada pincelada de su vida, su soledad y su dolor, me dolía, me dolía ir descubriendo capítulo a capítulo por todo lo que había pasado, la mayor parte siendo solo un niño. Un niño inocente que paga un precio muy caro y muy injusto. Cada cicatriz profunda de su alma la he sentido en mi piel y me ha desgarrado. Después de tantísimo dolor ha sido maravilloso verlo renacer, sentir, enamorarse y romper esas cadenas invisibles que lo tenían confinado. Y todo por Bree. Por esa chica valiente, generosa y fuerte que es de admirar. Con su empeño por comprender a Archer, querer conocerlo, formar parte de su vida y ayudarlo a verse como realmente es, un chico maravilloso y puro, con un mundo entero por ofrecer a manos llenas. Porque si Archer es un protagonista que te llega al corazón, Bree no se queda atrás, es una compañera a la altura. Archer y Bree son dos personas que se ayudan mutuamente a superar un dolor que no es fácil de sobrellevar, que se sienten y se curan. Que comparten una historia de amor con la que es imposible no emocionarse.

—¿Cuáles son tu sueños, Archer? —susurré, queriendo saber qué había en su corazón.
(...)
—No sabía lo suficiente como para soñar contigo, Bree, pero de alguna manera se hizo realidad. ¿Cómo ocurrió? —Se frotó la nariz mientras hacía una pausa y luego siguió hablando—. ¿Quién leyó mi mente y supo que tú eras justo lo que quería incluso cuando yo no lo sabía?
Respiré hondo, intentando tragar el nudo de mi garganta. Sonreí contra sus labios.
—Siento lo mismo. También eras mi sueño, tal y como eres.

La voz de Archer es una historia que merece ser leída, que merece un hueco en la estantería. Una historia con la que disfrutar de cada línea, cada emoción y cada sentimiento. Una historia que te rompe y te cura, que te muestra la peor cara de la vida y la más dulce. Una historia para SENTIR, porque te deja los sentimientos a flor de piel y te llena de esperanza.

Archer Hale es uno de los protagonistas más especiales que me he encontrado en la novela romántica, me ha producido muchísima ternura y amor. Al terminar la novela solo tenía ganas de irme de nuevo a la primera página y volver a conocerlo, descubrirlo y sentirlo. Archer se ha quedado un pedazo de mi corazón para siempre.


LIBROS DENTRO DE «LA VOZ DE ARCHER»

Ethan Frome, de Edith Wharton

POR FAVOR, DÉJAME ODIARTE, de Anna Premoli

CHICK-LIT
TI PREGO LASCIATI ODIARE 


 ¿Puedes llegar a enamorarte de alguien a quien odias?
¿Y si del odio al amor solo hay un paso?


Leer Por favor, déjame odiarte ha sido como estar viendo una película de comedia romántica, sólo me ha faltado el bol de palomitas a mi vera. No conocía esta novela, ni siquiera había oído jamás el nombre de la autora, pero en la novedades del mes de febrero la vi y, aunque no soy una apasionada del Chick-lit, me apetecía probar con esta historia que inaugura la colección Chic de Principal de los Libros. 

La historia de Jenny e Ian me enganchó desde la primera página no por la originalidad de la trama, sino porque la autora tiene una manera de narrar con mucha chispa. Me resultó tremendamente gracioso estar en la cabeza de Jenny, comer con su peculiar familia y batallar con Ian. Porque sí, Jenny e Ian no se soportan, pero no es la típica pareja que encontramos en las novelas románticas que se llevan un poquito mal y durante algunos capítulos protagonizan un par de rifi rafes. No, Jenny e Ian se odian, hasta el punto de que en una ocasión Jenny le rompió el tabique nasal a Ian de un puñetazo y acabó con una fisura en la mano. Que trabajen juntos en el mismo banco no ayuda demasiado a que reine la paz entre ellos, menos mal que por lo menos cada uno está en un departamento. Jenny es asesora financiera e Ian economista y llevan cinco años sin tener que trabajar codo con codo, justamente desde el incidente del puñetazo. Colin, su jefe, sabe que es peligroso poner a esas dos fieras juntas, pero por culpa de Lord Beverly, uno de sus clientes, no le queda más remedio que volver a unirlos en un proyecto. Eso sí, les exige que las reuniones laborales las hagan en un terreno neutral, fuera del trabajo para ser exactos, de esa manera los gritos no romperán con la armonía laboral del resto de trabajadores de la empresa. Jenny e Ian no pueden cruzar ni dos palabras sin decirse un par de lindezas.

Esas reuniones fuera del trabajo acabarán con unas cuantas fotografías de Ian y Jenny en la prensa sensacionalista, porque Ian no es simplemente un tipo odioso, es el heredero al ducado de Revington, un lord, un tío forrado de pasta al que persiguen las mujeres como locas por cazarle, como buen soltero de oro que es. Jenny, en cambio, es la hija pequeña de una familia un tanto peculiar: antimonárquicos, veganos, antirreligiosos y que colaboran con todas las ONG posibles. Ella es la rarita de la familia, una especie de Satanás con falda porque a ojos de los suyos se dedica profesionalmente a ayudar a los ricos a ser todavía más ricos. 
Ian después de la publicación de esas fotografías ve claramente la oportunidad de quitarse de encima a todas esas trepas que pretenden casarse con él. ¿Cómo? Muy sencillo, haciendo que Jenny se haga pasar por su novia a cambio de darle carta blanca en el proyecto de lord Beverly. Jenny acepta, por supuesto, su trabajo es muy importante para ella y hacerse pasar por la novia de Ian en un par de ocasiones tampoco puede ser tan grave, ni tan complicado. ¿O sí?

Lo habré entendido mal. Está claro que no me puede estar pidiendo lo que creo. 
—Has empezado a drogarte, ¿verdad, Ian? —pregunto muy tranquila. 
Es la única explicación. Eso o ha perdido la memoria. ¿Es consciente de a quién le está pidiendo que se haga pasar por su novia? Él ríe mientras se come una patata recubierta de kétchup. La visión es como mínimo inquietante. 
—La única sustancia que puede haberme afectado es la contaminación de Londres —reconoce—. Seguro que es nociva, pero no creo que anule del todo las facultades mentales. ¿Por qué lo dices? ¿Te parece una idea tan absurda? 
¿Lo dice con la esperanza de parecer simpático? 
Vale, se me acaba de cerrar el estómago. Dejo el tenedor en el plato y lo miro muy tranquila. 
—Repítelo, porque estoy segura de que nunca me pedirías, e insisto, nunca, lo que creo que me estás pidiendo.


Un baile, una batida de caza, una insistente pretendienta, un fin de semana en un castillo... Jenny tendrá que lidiar con todo ello, incluidas esas molestas mariposas que revolotean como locas cuando tiene al creído y arrogante de Ian cerca. ¿Del odio al amor también hay sólo un paso? ¿Pueden dos personas que son como el agua y el aceite llegar a entenderse?

Por favor, déjame odiarte es una lectura ligera para desconectar y pasar un par de ratos divertidos. Cómo os decía antes la manera de escribir de la autora tiene mucha chispa, a mi me ha hecho reír en varias ocasiones. Los diálogos son geniales, tanto los que tiene Jenny con Ian —sobre todo estos—, como con sus compañeras de piso, Vera y Laura. Si os gusta el Chick-lit es una apuesta segura, y si no os hace mucha gracia como a mi, os animo a que le déis una oportunidad en uno de esos momentos en los que necesitéis leer algo menos denso. Merece la pena. 

MARTINA EN TIERRA FIRME, de Elísabet Benavent

ROMÁNTICA CONTEMPORÁNEA
MARTINA EN TIERRA FIRME — Horizonte Martina #2 


Amor, enredo, cocina, sexo y una amistad inquebrantable 

 se dan cita en el final de la bilogía «Horizonte Martina»


El 18 de febrero por fin llegó con Martina en tierra firme bajo el brazo. Llegó el final de la historia de Martina y Pablo, de Amaia y Javi, de Sandra. El final del Horizonte Martina. Hoy siento añoranza después de despedirme de ellos, con la sensación de que han puesto mi vida patas arriba y se han marchado demasiado rápido. Pero esa añoranza que hoy siento antes fue incertidumbre y miedo. Miedo a decepcionarme, a encontrar en esta novela a una Elísabet que no me gustara, o peor aún, que fuese más de lo mismo. Esperaba un final de infarto y no ha sido así, al menos para mi, malacostumbrada que está una a las lágrimas como puños que derramé con Silvia, a mi corazón partido en dos pedazos con Alba. Martina ha sido como un mar en calma, pero no me he dado cuenta de lo mucho que me gustaba éste hecho hasta que he llegado al Epílogo de este libro. Un Epílogo con el que he sonreído como una idiota, mientras una lágrima me daba esquinazo al deslizarse por mi mejilla evidenciando esa emoción que sentía por dentro, y que no soy capaz de describir. Pero antes de llegar a ese punto he pasado por muchas fases.

Pablo y Martina no son los mismos que en Martina con vistas al mar, las circunstancias y los miedos hacen acto de presencia, y ese Pablo que en el primer libro no me cautivó en este libro me ha tenido a sus pies. Todo lo contrario que Martina a la que no he entendido la mayoría del tiempo, incluso en algún momento me han dado ganas de meterme en el libro a zarandearla —sí, esto de querer meterme en los libros ya veis que va mucho conmigo, ya sea para repartir abrazos o para dejar salir mi frustración, lo que se tercie—. Pero os lo voy a explicar mejor para que me entendáis. Desde que Elísabet nos presentó a Martina en el primer libro me gustó, porque era completamente diferente a Valeria, Silvia y Alba, en ciertos aspectos incluso me sentía cercana a ella porque hay ciertas cosas que yo también he sentido en mi vida, yo también he sido un poco marciana, pero en este libro me ha puesto incluso de mala leche. Es que ni con toda la empatía del mundo he logrado entenderla en determinados momentos y con determinadas actitudes, todo lo contrario, me he sentido al lado de Pablo prácticamente el 80% de la historia. Ese Pablo que antes me escamaba un poco, que me confundía, he llegado a comprenderlo, a admirarlo, y ¿por qué no decirlo? A adorarlo. Por su manera de amar a Martina más que al mar —casi nada—, por su sensatez, su madurez, por entregarse por completo y partirse la espalda como un condenado por la mujer de su vida, porque no ha sido nada fácil. Porque el amor no es fácil, porque después de comerse las perdices hay que limpiar los cacharros y ahí es cuando llega lo jodido, lo complicado, lo que desgasta. Pero también llega el amor de verdad, el construido con sólidos cimientos, con respeto, con dedicación y con paciencia. Y eso es lo que nos cuenta Elísabet en Martina en tierra firme. Ahí es dónde Pablo me ha conquistado por completo, hasta con sus greñas, sus anillos y sus camisas horteras. Porque este Pablo ya no es un enamorado del amor, en un enamorado de Martina Mendieta y yo un poco de él. De su forma de sentir y entregarse.


(...) Pero la adoraba, joder. Me volví loco por ella en la calma que me tenía inquieto. Paradójico, ¿verdad? No siempre entendemos las cosas que sentimos, ni falta que hace. Lo importante es que Martina era mi faro entre la niebla, mi viento de cara, mi matemática de la carne..., el futuro. 


Después de terminar la bilogía puedo decir que es la historia más madura de Elísabet, también la más diferente, la que me ha dejado más poso. Es la que más me ha hecho pensar, pensar en la vida y plantearme cosas. Cuando os decía que esta historia ha sido como un mar en calma es porque pasaba las páginas de Martina en tierra firme y tenía la sensación de que no ocurría nada, seguían pasando los capítulos y era como un mar sin oleaje, tranquilo. Pero sólo era en apariencia porque al terminar de leer la historia lo primero que he pensado ha sido "Cuánto me habéis dado Pablo y Martina. Cuánto me has enseñado, Pablo Ruiz". Es como cuando te acercas a la orilla del mar y sólo queda la espuma, ahí están todas esas conchas a tus pies, esas que estaban en el mar pero tu no las veías —o no las sabías ver—. Su presencia está demostrándote que el mar es inmenso y está lleno de vida. Tan inmenso como el amor de Pablo y Martina. Tan lleno de vida como su historia de amor, que ha dejado pequeñas huellas en mi como si fuesen esas conchas en la orilla del mar.

(...)

—No hay nada más grande que te quiero. O te amo. No lo hay. No somos tan especiales.
—El mar —le dije convencido, mirándola a los ojos que hasta de día estaban llenos de estrellas—. El mar es más grande y más hondo y más jodidamente de todo. El mar, Martina. Tú y yo y el mar.
Una pequeña mueca parecida a una sonrisa prendió en sus labios y yo sonreí esperanzado.
—Dime que me quieres más que al mar —le pedí.


Amaia y Javi también me han dado mucho, han sido igual de adorables que en Martina con vistas al mar, aunque los he echado un poquito de menos. Me han sabido a poco, son demasiado maravillosos para haber estado en un segundo plano.

Y Sandra lo único que me ha dado ha sido un dolor de cabeza tremendo. En el primer libro no la soportaba, tenía el don de ponerme de mal humor y en el desenlace ha sido una mezcla de enfado y pena. Pero creo que al final ha ganado por goleada la pena, porque la soledad da miedo, aterroriza y en ese sentido la he entendido. He entendido sus ansias de aferrarse a algo que estaba roto, que ya no existía, cuando en el fondo sólo se engañaba y se hacía daño.

El Horizonte Martina ha pasado por mi vida tan rápido que sólo puedo pensar en los largos meses que me esperan por delante hasta poder leer una nueva historia de Elísabet. Historias que me llenan, siempre me aportan algo, siempre me hacen sentir y hoy he recordado cada una de ellas con esos guiños a Silvia, Alba y Valeria que hay desperdigados en Martina en tierra firme. Me han recordado cada lágrima, sonrisa y suspiro que me provocaron en su momento sus protagonistas. Aún recuerdo cuando me despedí de Alba, Hugo y Nico hace casi un año, dije que los echaría de menos. Hoy os puedo decir que también voy a echar de menos a Martina y Pablo, a Amaia y Javi, y al mar eterno.

Gracias Elísabet, por TANTO, las palabras siempre se me quedarán cortas.


OTRAS RESEÑAS DE ELÍSABET BENAVENT

Martina con vistas al mar (Horizonte Martina #1)
Trilogía Mi elección
Tras las huellas de Alba, Hugo y Nico (Mi elección #3.5)
Mi isla
El diario de Lola

EL GIRASOL, de Richard Paul Evans

THE SUNFLOWER

Justo una semana antes de la boda, a Christine se le rompe el corazón cuando su novio decide cancelar el compromiso. Para ayudarla a olvidar, Jessica, su mejor amiga, inscribe a ambas en una misión humanitaria a Perú para trabajar en un orfanato llamado El Girasol. 

Allí, Christine conoce a Paul Cook, un médico que abandonó Estados Unidos después de que un día fatal destrozara su carrera, su confianza en sí mismo y su relación con la mujer que amaba. 
Unos sucesos inesperados conducen a Paul y a Christine a la selva amazónica, donde deberán enfrentarse a sus temores más profundos y aprender a confiar y a amar de nuevo.





Hacía años que quería leer algo de Richard Paul Evans, un autor que comparan mucho con Nicholas Sparks, aunque después de terminar El Girasol para mi se parecen en el blanco de los ojos. Sparks es el rey de los dramones y a Evans no lo metería en el mismo saco, por lo menos con esta novela. Hace unos meses encontré este libro por menos de 3€ en una de mis librerías favoritas —es de mis favoritas precisamente por semejantes chollazos, claro— y no me pude resistir. Sólo quedaba un ejemplar y me consta que a día de hoy es bastante complicado encontrar esta novela en papel porque fue publicada hace bastante tiempo, así que tuve muchísima suerte.

Sabía que El Girasol era una historia bonita pero no he encontrado en ella lo que esperaba, había leído críticas que la ponían por las nubes. No quiero decir que me haya decepcionado, porque no ha sido así en absoluto, pero me ha faltado algo para que llegue de verdad a cautivarme.

El Girasol nos cuenta la historia de Paul Cook, un médico de Minnesota que un día de Navidad ve como todo se desmorona a su alrededor. En ese momento decide comprar un billete a Sudamérica para intentar recuperar la paz que ha perdido. Brasil, Ecuador, Colombia, Paraguay... para terminar en Perú dirigiendo El Girasol, un orfanato.
Christine tiene una vida plácida y feliz de Dayton (Ohio), está inmersa en los preparativos de su inminente boda con su novio Martin, pero en el último momento él decide romper el compromiso alegando que no está preparado para dar ese paso. Christine queda totalmente hundida y su amiga Jessica decide hacer todo lo que esté en su mano para que supere la ruptura. Así que las apunta a ambas en una misión humanitaria que viaja a Perú. Un viaje de díez días para curar su corazón.

Una de las paradas del viaje es en El Girasol, allí Christine conoce a Paul y trabajando codo con codo con los niños quedan cautivados el uno por el otro. Tienen más cosas en común de lo que piensan, ambos han terminado en Perú después de perder aquello que daba sentido a sus vidas y ese viaje es una tabla de salvación, una búsqueda de felicidad. El conocerse es un punto de inflexión para los dos, tendrán que hacer frente a sus dudas, a sus miedos y a esos sentimientos que han hecho revivir sus maltrechos corazones. ¿Pero qué ocurre cuando en vez de curar tu corazón lo pierdes?

―¿Se te ha ocurrido algo que te haya asustado todavía más? 
―Sí, tú. 
Christine se incorporó y lo miró con indignación.
―¿Yo te doy más miedo que una serpiente?
—Lo máximo que puede hacer una serpiente es matarme. Y es bastante rápida. Sin embargo, antes de una semana, tú estarás de vuelta en Dayton y yo estaré aquí, sin poder olvidarte durante el resto de mi vida.

El Girasol es una historia en la que lo importante es disfrutar del viaje junto a los protagonistas, es de corte sentimental, así que el meollo de la misma son justamente los sentimientos tanto de Paul como de Christine, las sensaciones que van despertando entre ellos. Quizá me ha faltado profundidad para hacerme vivir su amor más intensamente. Para mi gusto se ha quedado demasiado en la superficie, no me ha emocionado a pesar de ser historia muy bonita y que me ha dejado buen sabor de boca.
No puedo terminar esta reseña sin hacer una mención especial a Roxana, una de las niñas de El Girasol que me ha robado completamente el corazón, al igual que lo hace con Christine.

Como dato interesante comentaros que en la web oficial del autor se puede hacer un recorrido por el orfanato El Girasol y ver algunas imágenes. Saber que realmente existe hace que la historia tenga un punto especial.

INSTANT KARMA, de Wendy Davies

INSTANT KARMA

¿Alguna vez te has sentido solo a pesar de estar rodeado de gente? ¿Tan diferente como un gato en un mundo de perros o un cactus rodeado de erizos? 
Rin se siente así todo el tiempo. Como si viviera en un mundo al que no pertenece, como si los demás hablaran en un idioma que él no es capaz de comprender y como si fingir fuera la única manera de encajar. Por eso, a veces, sin moverse del sitio, viaja a su pequeño planeta donde todo es circular, tan diminuto como el asteroide B612 e igual de recóndito. Allí todo es como debería ser, no necesita a nadie más. Cuando Via irrumpe en el planeta de Rin llevada por el karma, arrasando con toda lógica y estabilidad, él piensa que se trata de un huracán de categoría cinco. Pero lo que Rin no sabe es que de las peores catástrofes pueden surgir los mejores milagros. 
Dos piezas destinadas a no encajar, de puzles distintos, acabarán formando una nueva imagen.



Cuando el año pasado leí Recuerda que me quieres, la primera novela de Wendy Davies, lo que más llamó mi atención fue la manera tan bonita que tienen las autoras de narrar sus historias, me cautivaron por completo. ¿Pero qué pasa cuando esa manera tan bonita de narrar se suma a una historia especial? Pues que el resultado es pura magia, es Instant Karma.

Instant Karma es una de las historias más especiales y conmovedoras que he leído. Sus protagonistas, Rin y Via, son de los que se agarran a tu corazón y ya no lo sueltan. Me han hecho sonreír y llorar, pero sobre todo enternecerme. He llegado a querer a estos personajes durante 500 páginas como si fueran también un poco míos. Quizás lo son y están escondidos en esos sentimientos preciosos que me han provocado y que los convertirá en inolvidables. Me ha costado despedirme de este principito y esta chica extraordinaria. Seguro que os preguntáis, ¿qué tienen Rin y Via para que te hayan llegado tanto? Es difícil explicarlo.

Rin es un chico con síndrome de Asperger, un príncipe en su propio planeta, uno de los personajes literarios más maravillosos que os podéis encontrar. En su vida entra como un huracán Via, una chica excéntrica y llena de luz que tiene sus propios demonios. La compañera perfecta para Rin. Son como dos planetas distintos orbitando la misma estrella. Dos personas muy diferentes que se complementan a la perfección. Via cambia a Rin y Rin cambia a Via. La manera de sentir, de ver el mundo, de afrontar la vida. Se ayudan, se necesitan y se quieren. Después de conocerlos, creo que yo también he cambiado un poquito, he abierto los ojos en muchos sentidos y he empezado a transformar mi dolor en futuras heridas de guerra gracias a Rin y Via. Y a todo lo que me han dado, que ha sido mucho.

(...) Si todo hubiera formado parte de un cuento de hadas, esos lugares encantados destinados a que el amor te salve, ella habría sido un príncipe dispuesto a rescatarlo. En ese cuento, Rin habría estado encerrado en lo alto de una torre y ella habría acudido en su ayuda. Habría peleado contra dragones y escalado montañas hasta liberarlo de su encierro. Entonces Rin la habría mirado antes de decirle: «¿Qué haces? Cierra la puerta», a lo que ella habría contestado: «Puedes salir. Eres libre». Y él, seguramente, no habría tardado en sentenciar: «Siempre he sido libre». Y es que Rin estaba encerrado en una torre por propia voluntad, pero incluso conociendo este hecho Via no se habría rendido. «Seré libre contigo», le habría asegurado ella mientras entraba y cerraba la puerta tras de sí.

Instant Karma es una historia pausada donde lo verdaderamente importante son los personajes. Una historia que desprende tanta ternura que ha habido un par de momentos que he tenido que parar de leer, tomar un respiro y secarme las lágrimas para poder seguir. Es una historia para perderse en cada frase, en cada palabra, en cada reflexión. Porque la historia de Rin y Via está plagada de reflexiones, de frases memorables, frases que te hacen pensar, que te hacen sentir y que irremediablemente te acaban tocando el corazón. Una historia que toma como referente El Principito para hablarnos de lo que realmente importa, de todas esas cosas que son invisibles a los ojos. Una lección de amor y de vida de la mano de un príncipe y una chica extraordinaria que para mi ya son inolvidables.



OTRAS RESEÑAS DE WENDY DAVIES

Recuerda que me quieres

HISTORIAS ROMÁNTICAS QUE DEJAN HUELLA

14 de febrero. Día de San Valentín. Día por excelencia de los enamorados. Tenía claro que quería hacer una entrada para este día, sobre todo porque la mayoría de las reseñas que escribo en el blog son de novela romántica. Me apetecía hacer una pequeña recopilación de algunas de las historias de amor que más huella me han dejado como lectora. Historias que para mi son inolvidables, que me emocionaron y me hicieron sentir. Historias que te tocan el corazón.

Desgraciadamente exceptuando la novela de Caroline March y la de Colleen Hoover del resto no hay reseña en el blog. La mayoría las leí mucho antes de que este rinconcito naciera. Uno de mis propósitos es releer todas estas historias —y algunas más— e ir escribiendo sobre ellas. Así que espero poco a poco poder traeros las reseñas. 


→ El jinete de bronce de Paullina Simons 
Posiblemente sea la historia de amor que más he sentido y que se quedó una parte de mi para siempre. Fue la primera novela romántica con la que lloré, pero llorar de verdad, me caían tantas lágrimas que no podía ni leer. La historia de Tatiana y Shura se quedó un pedazo de mi corazón.
  • Leningrado, 1941: la guerra parece lejana en esta ciudad de antigua grandeza, donde espléndidos palacios y avenidas señoriales hablan de otra época, cuando la ciudad era conocida como San Petersburgo. Dos hermanas Tatiana y Dasha Metanov, comparten un minúsculo apartamento con su familia. La vida es dura, pero todavía hay cabida para soñar y amar. Todo cambia cuando un comunicado de la radio informa que Alemania ha invadido la URSS. Ese día Tatiana conoce a Alexander, un joven oficial del Ejército Rojo de misterioso y turbulento pasado. Tatiana siente que se embarca en un camino de amor tortuoso, de sacrificio y negación, pues Dasha también está enamorada de Alexander. Cuando el ejército alemán bloquea la ciudad en el duro invierno, los amantes se encontrarán atrapados en los vaivenes de la historia, y deberán entablar tina indómita lucha para realizar su amor y lograr la libertad.
→ Maravilla de LaVyrle Spencer
Es una de las historias de amor más bonitas que he tenido el placer de leer. Will y Elly son dos personas que se necesitan por diferentes circunstancias y que se tienden la mano mutuamente creando una historia que como su propia nombre indica es una auténtica maravilla. Una historia bonita como pocas.
  • En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, en un tranquilo pueblo de Georgia, Will Parker responde a un anuncio en el que se solicita un marido. Elly Dinsmore es una joven de veintiséis años, viuda y embarazada. Cuando Will aparece, está encantada de tener a un hombre en casa, sin importarle las habladurías. Poco a poco, Will y Elly se van tendiendo mutuamente la mano y van descubriendo una pasión profunda, que ninguno de los dos había sentido jamás.
→ La canción de Annie de Catherine Anderson
Es una historia dulce y dura a partes iguales. Guardo muy buen recuerdo de ella, de Annie y de la relación tan tierna que tiene con Alex —Alex es capaz de enamorar hasta a las piedras, hacedme caso—. Una delicia de principio a fin. No os dejéis llevar por la impresión de la portada, porque la editorial no estuvo nada acertada, parece que sea una novela chick-lit, y en cambio, es romántica histórica.
  • Annie Trimble vive en un mundo solitario en el que nadie puede adentrarse ni comprender. Tan delicada y hermosa como las dulces flores de la primavera de Oregón, es rechazada por un pueblo que malinterpreta su aflicción. Pero esta crueldad no puede destruir el amor que Annie lleva dentro de su corazón. Alex Montgomery se horroriza al saber que su rebelde hermano pequeño le ha forzado a una relación con una indefensa chica tonta. Atormentado por la culpa, Alex acepta casarse con ella y criar al bebé que ella espera como si fuera suyo. Pero nunca sueña con que llegará a querer a su cariñosa, callada y mal juzgada Annie —su infantil inocencia, sus femeninos encantos, y la asombrosa visión que ella tiene del mundo—. Entonces se empeña en romper la barrera de silencio que la rodea, para curar y ser curado por la dulce canción de amor de Annie.

→ Días de lluvia de Ángeles Ibirika
Posiblemente no sea la novela preferida de esta autora para la gran mayoría de lectores, pero a mi me llegó mucho. Una historia para curar las heridas del corazón y para volver a amar. 
  • El verano en que Kaiet cumple diecinueve años decide marcharse del pueblo para no volver jamás. Sin embargo, 17 años después, su mujer ha muerto y su hijo de siete años apenas le habla y Kaiet cree que sólo existe un lugar donde curar sus heridas. Este viaje de vuelta le obligará a enfrentarse a un pasado que ha querido dejar atrás y que le deparará un reencuentro inesperado que le hará replantearse sus creencias respecto al amor.
→ Donde termina el arco iris de Cecelia Ahern
Es una historia donde comprobamos que las decisiones que tomamos en un determinado momento pueden cambiar por completo toda nuestra vida. Guardo muy buen recuerdo de Rosie y Alex, también de lo mucho que me enfadé con ellos y de la sonrisa que se me quedó grabada al terminar de leer su historia.
  • Rosie Dunne y Alex Stewart, amigos inseparables desde la infancia, necesitan seguir compartiendo los momentos importantes y los cotidianos. Pero sus vidas han tomado rumbos muy distintos y sólo pueden hacerlo mediante correos electrónicos, chats, cartas o postales. Rosie y Alex se cuentan en profundidad, sus vidas, sus sueños...y la realidad de unos sentimientos que nunca se han atrevido a revelar.


Bilogía Silvia de Elísabet Benavent
¿Qué puedo decir a estas alturas de Silvia? Pues como os he dicho en varias ocasiones, ya puede Elísabet escribir mil historias más que para mi ninguna será como la de Silvia. Intensa, desgarradora, dulce... una montaña rusa de emociones. Hace más de dos años que la leí por primera vez y todavía se me ponen los pelos de punta al recordar de qué manera me estrujó el corazón.
  • Silvia trabaja en una importante multinacional y está perdida. Silvia necesita encontrar a alguien para olvidar a Álvaro. Álvaro es su jefe y acaba de romperle el corazón. Bea, su mejor amiga, le propone un viaje… y allí Silvia se encuentra con Gabriel…. Gabriel es una estrella de rock y también tiene problemas. Silvia y Gabriel conectan desde el principio.Y pronto descubrirán que ese encuentro cambiará sus vidas.
Si solo una hora tuviera de Caroline March
Tenía dudas sobre qué novela de Caroline incluir, y al final he decidido poner su última historia publicada, por su intensidad, por el vuelco que me dio en el corazón y por sus personajes. Una historia compleja donde cada página te hace sentir.
  • Piero es un hombre enamorado. Gabriela es una mujer herida por amor. Michael es un hombre que no cree en el amor. Los tres confluyen en la hermosa ciudad de Praga, como si esta hubiera estado esperando siete años para reunirlos de nuevo. En un escenario mágico, rodeados por situaciones equívocas llenas de humor, sentimientos intensamente dramáticos, donde se mezcla el pasado y el presente para crear su futuro, descubrirán lo que significa verdaderamente el amor, sorprendiéndose a cada instante con una sonrisa de que la vida les puede ofrecer algo que ya arrebató. Y comprendiendo que una habitación en un ático de un hotel, que antes fue un palacio, puede convertirse en un escondite, un refugio, una cárcel y un lugar donde atrapar lo que una vez perdieron en el olvido. Un espacio donde alcanzar la redención, en el que Gabriela se encontrará a sí misma y deberá enfrentarse a la elección que marcará el resto de su vida.


Los tres nombres del lobo de Lola P. Nieva
Esta novela ha sido una de las mayores sorpresas lectoras que me he llevado en los últimos años. Empecé a leerla dejándome llevar por las buenísimas críticas y nunca pensé que me encontraría una trama tan bien llevada, tan diferente, tan buena. Por ello me niego a leer la segunda parte que se publicó —me la han recomendado mucho, pero no me bajo del burro—, Los tres nombres del lobo para mi tiene un final redondo y perfecto.
  • Una novela que narra un viaje interior: una mujer que busca conocerse a sí misma. Desde la refinada sensibilidad árabe al ímpetu vikingo, en una travesía personal, íntima, en la que se abrirán nuevos paisajes, conocerá otras lenguas, costumbres, el placer de una gastronomía diferente, bailes, vestimentas, el despertar de los sentidos. Una novela que narra la educación de los sentimientos, el aprendizaje de la sensualidad, el descubrir del erotismo, la invención del apasionado desenfreno. Un viaje para trazar un camino único, el recorrido del propio destino.
Me llaman Alice de Marisa Grey
Las dos novelas publicadas de Marisa Grey me han encantado, pero quizá Me llaman Alice me llegó más, por la trama con su puntillo de suspense, por la historia la protagonista y por ese amor con Jackson.
  • Me llamo Alice, y aquí os cuento mi historia. Mi vida no ha sido sencilla ni agradable. Quiero olvidar el pasado, en especial una noche de tormenta en la que me arrebataron mi inocencia y mis sueños. Ahora tengo una oportunidad de volver a empezar, y para ello me veo obligada a mentir. A eso se reduce mi futuro. He conocido a un hombre maravilloso, sensible y hogareño; pero él me hace preguntas y se niega a aceptar mis silencios como respuesta. Tengo dos opciones: seguir ocultando la verdad, lo que me llevará a perderlo; o confesar, en cuyo caso también lo perderé. Por desgracia, me estoy quedando sin tiempo.


Tal vez mañana de Colleen Hoover
Os hablé de esta novela hace muy poquito y ya sabéis lo mucho que me tocó el corazón. Syd y Ridge son inolvidables, te hacen sentir, emocionarte. Tenéis que conocer a Ridge, de veras.
  • A los veintidós años, Sydney lo tiene todo: el novio perfecto, un futuro brillante y un bonito apartamento que comparte con su mejor amiga. Pero todo cambia el día en que Ridge, su misterioso y atractivo vecino músico, le advierte que su novio la engaña con su mejor amiga y Sydney debe decidir qué hacer con su vida. Sólo con lo puesto y sin recursos, Ridge la acoge en su casa y no deja de sorprenderla. Sydney vibra cuando él toca sus hermosas melodías y, aunque el corazón de Ridge está ocupado, él no puede ignorar que ha encontrado a su musa. Cuando finalmente se den cuenta de que se necesitan, entenderán que los sentimientos no pueden traicionar al corazón.
El amor es todo menos sencillo de Tammara Webber
Puede que esta novela no tenga algo que sobresalga dentro del New Adult, pero Lucas, el protagonista masculino, me ENAMORÓ —así, con todas las letras y en mayúsculas—. Todo lo que representaba, sus gestos, sus palabras, su historia. Es uno de esos personajes que por algún motivo te llegan y sé que siempre recordaré esta novela por él.
  • Lucas es el desconocido que salvó a Jacqueline de una agresión a manos de otro estudiante. Ella nunca se había fijado en este misterioso chico sexy y tatuado, pero desde entonces se lo encuentra por todas partes. La atracción entre ellos es inmediata y arrolladora. Pero ¿puede Jacqueline confiar en él o acabarán los secretos de Lucas interponiéndose entre ellos? Juntos lucharán contra el dolor y la culpabilidad, pero también descubrirán el poder inesperado del amor.

HIGHLANDER TENÍAS QUE SER, de Laura Nuño

 CHICK-LIT ★★★ 

  • "Hola, soy Rocío, administradora del blog La Cueva de Xana. Si quieres pasar un rato divertido con reseñas de libros, trucos de belleza y cocina, y los retos más divertidos que te imagines, estoy encantada de compartir mi cueva contigo. Una de las secciones que más éxito tiene es A la caza de un imposible, en la que mi amiga y colaboradora Guaxa me propone un desafío, para que todos los que me seguís os podáis reír bien de mí (que no conmigo). Y ahí es donde empieza esta historia, porque aprovechando que estaba desempleada, me buscó un trabajo en Escocia durante un mes, y yo me emocioné muchísimo pensando en la aventura, en el sueldo, en que tenía que ligarme a un highlander de escándalo... Lo malo es que cuando llegué allí me encontré con algo totalmente diferente: una mentira nada más aterrizar, y poco después a un barbas muy gruñón al que no le gustaba mi piercing. Ni mis camisetas. Ni yo, en general. No me importó. A mí tampoco me gustó nada de él. Pero miré más allá de las ramas... y mi corazón decidió ir por libre. Y me está metiendo en un lío tremendo. No sé cómo va a acabar todo esto..."


Hacía mucho tiempo que no leía nada de Laura Nuño y Highlander tenías que ser me llamó la atención desde el momento que supe de su existencia. Sólo con la sinopsis y el booktrailer ya sabía que estaba ante una novela divertida, además, ¿hay alguien que pueda resistirse a un highlander? Yo no y menos a un barbas.
Rocío es la administradora del blog La cueva de Xana, en el que hace reseñas de libros, recetas de cocina, trucos de belleza y los retos que su amiga Laura (la Guaxa) le propone en las secciones del blog A la caza de un imposible y A la caza del miedo. Unos retos que a simple vista parecen divertidos y un poco puñeteros, pero que en el fondo tienen como fin que Rocío supere sus miedos. Detrás de esa fachada de chica dicharachera, desenfadada y risueña esconde todo el daño que le hicieron en el pasado, un montón de inseguridades y un dolor que le ha dejado cicatrices.

El último reto de Laura no es otro que hacer un viaje en avión con destino a Escocia, trabajar allí durante un mes, hacerse fotos en varios lugares emblemáticos del país, y por supuesto, ligarse a un highlander. Hasta aquí todo bien, pero todo se complica un poquitín cuando pisa tierras escocesas y se entera que Laura ha obviado un punto importante. Pero la cosa todavía puede complicarse mucho más cuando en Aigantaigh, el castillo que será su hogar durante ese tiempo, conoce a Colin, un tipo algo rancio, una mole llena de pelo por toda la cara que en un primer momento se le asemeja a un oso, aunque reconoce que detrás de esa barba y esa mirada tan oscura como el carbón se vislumbran unos rasgos nobles, incluso sin tanto pelo podría resultarle atractivo.

Colin tampoco se lleva mejor impresión de la española, con ese piercing, esas camisetas que lleva y ese pelo bicolor, pero no puede evitar sentirse atraído por ella a pesar de sus múltiples recelos. Y esos recelos son muchos, Colin es un hombre herido por amor que no confía demasiado en las féminas. Rocío con su personalidad —y sus tortillas de patata— irá derribando esos muros donde Colin tiene atrincherado su corazón, se irán conociendo y se dejarán llevar por lo que sienten el uno por el otro. ¿Pero es posible entregarse a ciegas a otra persona cuando en el pasado te han hecho daño?

Rocío es fantástica, os hará reír muchísimo, sobre todo por la manera en que está narrada la historia. Esos vídeos que graba contando sus peripecias en las Highlands son impagables y le dan un punto muy original a la novela. Pero además de haceros reír también os enternecerá cuando vayáis descubriendo todo lo que tiene dentro, todo lo que le hace daño y sus ganas de hacer frente a esos miedos. Es casi imposible que después no quieras traspasar las páginas, meterte en el libro y darle un abrazo.

¿Y qué decir de Colin? Es un highlander de los pies a la cabeza —con kilt incluido, señoritas—, de los que enamoran y te dan ganas de pedir por Navidad a los Reyes. Detrás de esa apariencia ruda hay un hombre tierno, noble, de buen corazón, que se desvive por los suyos desde muy joven. 

Highlander tenías que ser llegó a mis manos en el momento adecuado, a pesar de ser una trama predecible y sin grandes sorpresas me hizo pasar unos momentos geniales. Me quedo con la sonrisa que acampaba a sus anchas en mi cara al terminar de leerla. Si os gustan las comedias románticas estoy convenida que disfrutaréis mucho de la historia de Rousiiiouu y el Pesadillu.

OTRAS RESEÑAS DE LAURA NUÑO

Lectura Conjunta: HERBARIUM. LAS FLORES DE GIDEON

Hoy me paso rápido a contaros que me he unido a La Vena Romántica, Cielos de Papel, Mis romances encontrados, Ágora y Estantes de Papel para leer Herbarium. Las flores de Gideon de Anna Casanovas. Novela que salió a la venta el pasado lunes 8 de febrero y que es la ganadora del II premio de Titania.

La Lectura Conjunta se llevará a cabo en los próximos días (finales de febrero o principios de marzo, cuando todos los blogs participantes tengan el libro o ebook). Los comentarios se realizarán en un grupo cerrado y secreto en Facebook.

Si queréis participar sólo tenéis que dejar un comentario en cualquiera de los blogs que os comentaba al principio del post para que os podamos incluir en el grupo de Facebook, y además deberéis añadir el banner de la Lectura Conjunta en vuestro blog.

  • Un oscuro secreto familiar hizo que Sarah se marchara de Oxford a los dieciocho años. En su huida a Brasil dejó atrás una vida. Pero cinco años después, tras la muerte de su padre, se ve obligada a regresar. Quiere ver a su abuela Sylvia, la mujer que la crió de niña y que ahora sufre Alzheimer. Sarah cree que estará solo unos días, pero cuando va a la Universidad donde su padre era profesor de química descubre que él se ha pasado los últimos años estudiando a Jane Eyre y buscando los dibujos de unas misteriosas flores, las flores de Gideon. ¿Quién es Gideon? ¿Qué significan esas ilustraciones? ¿Qué tiene que ver Jane Eyre en todo esto? 
  • Aunque su abuela parece conocer las repuestas, no puede ayudarla. Lo más paradójico es que el único que puede hacerlo es Liam Soto, profesor estrella de la Universidad de Oxford, el mayor experto en Jane Eyre de Inglaterra y él ni quiere ni puede estar cerca de Sarah. A través de las flores de Gideon, Sarah descubrirá el pasado de su abuela y una gran historia de amor que tal vez la ayude a recuperar su vida y le dé las fuerzas necesarias para desenterrar lo que de verdad se esconde en su corazón.

TAL VEZ MAÑANA, de Colleen Hoover

MAYBE SOMEDAY — Maybe #1

A los veintidós años, Sydney lo tiene todo: el novio perfecto, un futuro brillante y un bonito apartamento que comparte con su mejor amiga. Pero todo cambia el día en que Ridge, su misterioso y atractivo vecino músico, le advierte que su novio la engaña con su mejor amiga y Sydney debe decidir qué hacer con su vida. 

Sólo con lo puesto y sin recursos, Ridge la acoge en su casa y no deja de sorprenderla. Sydney vibra cuando él toca sus hermosas melodías y, aunque el corazón de Ridge está ocupado, él no puede ignorar que ha encontrado a su musa. 

Cuando finalmente se den cuenta de que se necesitan, entenderán que los sentimientos no pueden traicionar al corazón.




Conocí a Colleen Hoover hace un par de años con Hopeless. Tocando el cielo, en ese momento no había leído prácticamente nada de literatura juvenil así que me sorprendió encontrarme una historia tan desgarradora en un libro como ese. Desde entonces siempre he querido seguir descubriendo a esta autora, pero hasta este momento no había tenido la oportunidad.

Es difícil explicar con palabras lo que he sentido con Tal vez mañana, sólo os puedo decir que ha habido en un momento que he llegado a emocionarme, me caían las lágrimas sin poderlo evitar y he tenido que dejar de leer, porque me dolía.

Sydney tiene una vida tranquila, comparte piso con su mejor amiga Tori, trabaja en la biblioteca del campus, va a la universidad y desde hace dos años mantiene una relación con Hunter. Todo se precipita el día de su 22º cumpleaños cuando descubre gracias a Ridge Lawson, su vecino, que Hunter le está poniendo los cuernos con Tori. Su corazón destrozado en ese momento sólo se puede equiparar a su lamentable estado, bajo la lluvia, con todas las maletas en la puerta y sin saber a dónde ir, hasta que Ridge la rescata y acaba compartiendo piso con él y sus compañeros, Warren y Bridgette. Hasta entonces con Ridge tenía una rara sintonía, lo conocía desde hacía sólo dos semanas, era prácticamente un desconocido, su relación se limitaba a poner letra a las canciones que él tocaba con la guitarra desde su balcón. Y ahora se encuentra allí, en el piso de su vecino músico, totalmente empapada y con el corazón hecho trizas.

La música y esas canciones que está componiendo Ridge para su grupo les unirán de una manera especial, acentuando la complicidad que desde el primer momento se vislumbraba entre ellos. Ridge y sus acordes irán curando las heridas del corazón de Sydney poco a poco, y Sydney le hará el regalo más hermoso a Ridge. Pero todo ese torbellino de sentimientos que empiezan a florecer entre ellos son un imposible. Ridge tiene su corazón ocupado con la dulce Maggie y sabe que jamás dejará de amarla. ¿Es posible amar a dos personas a la vez? ¿Puede un corazón partirse en dos pedazos simétricos?

Sydney todavía tiene el corazón resentido después de la traición de Hunter y Tori, lo que menos necesita es convertirse ella en una Tori, en una chica que no respeta los sentimientos de Ridge y Maggie, pero lo que siente por Ridge es intenso, no puede evitarlo y en su situación ese amor sólo puede hacerle daño.

(...) No tengo la menor duda de que ambos seríamos perfectos para la vida del otro. Son nuestras vidas las que no son perfectas para nosotros.

Ridge es un protagonista que me ha encantado, difícilmente lo olvidaré porque ha conseguido emocionarme, hacerme sonreír, enfadarme con él a pesar de que lo entendía completamente, incluso me ha hecho sentir una historia de amor de otra manera, tal y como él la siente. Sydney me ha parecido también una protagonista fantástica aunque sea un personaje más común. Es una chica comprensiva, fuerte —en sus circunstancias yo hubiera estado infinitamente peor—, con un corazón que no le cabe en el pecho, que a pesar de lo que siente y de su propio sufrimiento antepone lo que tienen Ridge y Maggie, lo que ellos han construido y lo que ellos sienten.
A mi me partía el corazón, se me fragmentaba poco a poco sintiendo la desesperanza de Syd, el dolor que iba llenándola y su convencimiento de que podía dejar de sentir, que podía dejar de querer a Ridge de esa manera tan dulce e intensa. Y mi corazón daba un nuevo vuelco al estar con Ridge, sentir la incertidumbre de amar a dos personas, tener el corazón en dos trozos, Maggie y Sydney. Sufrir por Maggie y morir por Sydney. Amarlas a las dos.


La relación entre Ridge y Sydney es preciosa y muy especial, esa manera diferente de sentir, de quererse, de necesitarse... Al terminar de leer Tal vez mañana no era consciente de lo mucho que me había llegado su historia, fue con el paso de las horas, seguía teniendo a Ridge y Syd en la cabeza, asimilando inconscientemente las sensaciones que me habían dejado. Y hoy, después de un par de días tengo la certeza de que esta pareja me ha dejado una pequeña huella imborrable. 

La historia está contada a dos voces, la de Syd y la de Ridge, lo que le da otra dimensión a la historia. Os he comentado en alguna ocasión que me gustan mucho las historias contadas de esta manera, así puedes entender a ambas partes, empatizar con ambos y sentir lo mismo que ellos sienten en cada momento.
Un detalle que me ha parecido también muy acertado es que se puede escuchar la banda sonora de la novela de la mano de Griffin Peterson. Todas esas canciones que componen Ridge y Sydney realmente existen y se disfrutan de una manera diferente si las vas escuchando conforme lees la historia. ¿No os parece un detalle super chulo?

Como siempre no os he desvelado ni la mitad de la mitad, Tal vez mañana es muchísimo más de lo que transmite mi reseña aunque os parezca mentira. Hay cosas que os sorprenderán, os acelerarán el corazón, os emocionarán y os harán sonreír, pero para ello tenéis que conocer a Sydney, Ridge, Maggie, Warren y Bridgette, y dejaros llevar por la música, por los sentidos, y sobre todo, por el corazón.

QUIÉRETE, QUIÉREME, de Shirin Klaus

QUIÉRETE, QUIÉREME

Cristina tiene que comprarse un vestido para la boda de su hermana, pero tiene un problema: debido a su sobrepeso odia la ropa y, muy especialmente, los probadores de las tiendas. Sin embargo, no le queda más remedio que seguir probándose vestidos… ¿o no? 
Con la excusa de perder unos kilos, decide librarse de la tortura que para ella son las compras, sin esperar que su hermana va a tomarla en serio y la va a obligar a hacer dieta y ¡horror!, deporte. ¿Pero cómo va una chica como ella, de huesos grandes, de buen comer y alérgica al deporte, a adelgazar? No se lo cree nadie… Nadie salvo su hermana y Sergio, el ex de una amiga, que sorprendentemente se ofrece a ayudarla en su objetivo. Por caridad, claro, ¿o si no por qué va a echarle una mano alguien tan… tan… fuera de su liga? 
Cristina tendrá que aprender a quererse, aunque el camino no será nada fácil.



Shirin Klaus siempre consigue sorprenderme con sus historias, porque son diferentes, porque son frescas, pero sobre todo porque considero que es una autora valiente que se atreve a tratar temas actuales como el maltrato o el bullying.

La historia de Cristina me ha tocado el corazón, era muy difícil que no lo hiciera porque es una protagonista real, de las que puedes encontrarte en la cola del supermercado o sentada en el tren. Cristina tiene sobrepeso, no son unos simples kilos de más, ha llegado a un punto en el que odia ir a comprarse ropa porque es inevitable mirarse al espejo y martirizarse con el reflejo que este le devuelve, pero ahora no le queda más remedio que encontrar un vestido para la boda de su hermana María con el que no parezca un milhojas andante. Desesperada con la situación decide ponerse a dieta y empezar a hacer algo de deporte, pero no será nada fácil y requerirá toda su fuerza de voluntad.

Mientras leía Quiérete, quiéreme recordé mi época adolescente cuando una amiga me dijo "si no te quieres tu, nadie lo hará", en aquel momento me quedé callada y pensativa, ahora con treinta y un años sé que ella no tenía razón, al menos no del todo. La vida nos pone en el camino a personas que pueden ayudarnos a querernos, a valorarnos, a aceptarnos y a vernos con otros ojos, eso justamente es lo que le pasa a Cristina. Esas mañanas que sale a hacer deporte se cruza con Sergio, un chico que salió una temporada con su amiga Blanca. Él es agradable con ella y Cristina sólo puede pensar, ¿qué quiere un chico como él de una chica cómo yo? Pero Sergio no cejará en su empeño de acercase a Cristina, de conocerla y de intentar ayudarla. A fuego lento irán haciéndose amigos, pasando mucho tiempo juntos, aunque las dudas constantes de Cristina no harán sencillo su acercamiento. Ve a Sergio en otra liga, es un chico guapo, simpático, inteligente, deportista, puede estar con la chica que quiera, ¿por qué pierde el tiempo con ella?

―Te ayudo a hacer deporte porque creía que es lo que querías hacer y porque considero que es bueno para tu salud y tu autoestima. 
―Claro, porque una gorda no puede tener autoestima, ¿no? 
―No, porque en tu caso no estás contenta con tu cuerpo. Yo no hago deporte porque odie mi cuerpo, Cristina, hago deporte porque lo quiero. Porque salir, moverme, me ayuda a sentirme bien conmigo mismo. Te vi saliendo a andar durante varios días y después dejarlo. Cuando me acerqué a ti en el bar no lo hice porque pensara que tuvieras que adelgazar, lo hice porque no quería que te rindieras, que te derrotaras a ti misma. Sé lo que es eso, querer y no poder. O lo que es peor, poder pero aun queriendo y pudiendo, no hacerlo. Nuestro mayor enemigo somos nosotros mismos.

Necesitamos más Cristinas en la literatura, más mujeres de carne y hueso, mujeres con las que sentirnos identificadas, que sus miedos sean los nuestros, o lo hayan sido en algún momento de nuestra vida, por esos kilos de más o por cualquier otro motivo, y no el estereotipo que en muchos casos nos venden porque no es real. 

Necesitamos más Sergios, a hombres fuertes, valientes, que luchan por conseguir lo que quieren, por cambiar lo que no les gusta y que nos dan una lección importante. Hombres que nos quieren tal y como somos, que se parten la espalda para que nos demos cuenta que con nuestros complejos y todas esas cosas que no nos gustan somos jodidamente perfectas.


OTRAS RESEÑAS DE SHIRIN KLAUS

No está el horno para cruasanes
Las reglas de mi ex

✩ ENERO

Diario de una Volátil de Agustina Guerrero (★★★★), El último adiós de Kate Morton (★★★★), Dame otra oportunidad de Samantha Kerr (★★★), Un lugar en Proud Sunsets de Patricia A. Miller (★★★★), Todo lo que soy de Patricia A. Miller (★★★), Love you de Estelle Maskame (★★), Capturé tu mirada en una fotografía de Alexandra Roma (★★★), Dulces mentiras de M. Leighton (★★★), Una semana contigo de Monica Murphy (★★★★) y Segundas oportunidades de Monica Murphy (★★★).

MEJORES LECTURAS DE ENERO
  • → Fuimos un invierno, de Neïra ★★★★★
  • Estaba esperando la nueva historia de Neïra como agüita de mayo y la espera mereció la pena porque se ha superado, Daniela está a otro nivel. Os cuento un poquito más de ella aquí. A falta del desenlace puedo decir que ha sido mi mejor lectura del mes y me arriesgo a decir que posiblemente esta bilogía entre de nuevo en mi top anual, al igual que lo hizo en su momento la bilogía de Oliva. Neïra derrocha talento por los cuatro costados, si todavía no la conocéis, ¡ya estáis tardando!

  • Justo antes de la felicidad, de Agnès Ledig ★★★★
  • Todo el mundo hablaba genial de esta historia y en un momento de esos que me apetecía leer algo diferente me puse con ella. Es una historia muy especial, que te hace pensar y te deja una mezcla entre tristeza y esperanza. Si queréis saber más sobre ella podéis leerme aquí.

  • Martina con vistas al mar, de Elísabet Benavent ★★★★
  • Posiblemente la bilogía de Martina era una de las novedades de este año que esperaba con más ganas. Elísabet Benavent me encanta. Aunque las expectativas las tenía por las nubes no me ha decepcionado en absoluto. Espero que el desenlace sea de traca, pero mientras llega ese esperado momento podéis leer que me pareció Martina con vistas al mar aquí.

Este mes me ha cundido bastante y en cine no podía ser diferente. Terminé mi maratón de Star Wars con los Episodios IV, V y VI. Vi Amanecer. Parte II —menuda chapuza, por cierto—, revisioné alguna que otra película y una noche terminé viendo una película de la que no sabía absolutamente nada, fue un impulso, y es In your eyes.

Dylan y Rebecca son dos personas que inexplicablemente están conectadas, si uno siente dolor, el otro también lo siente, así durante toda la vida, pero sin saber por qué les pasa, ni siquiera saben que tienen esa conexión con una persona que vive en otro lugar del mundo. Hasta que empiezan a hablar mentalmente y descubren que al otro lado hay otra persona, que todos esos hechos inexplicables, esas sensaciones que han tenido durante toda su vida eran experiencias y situaciones que estaba viviendo el otro. A partir de ese momento tienen una complicidad y una relación casi mágica.

Fue toda una sorpresa esta película que descubrí gracias a Netflix, una película romántica con ese punto independiente que la hace más especial si cabe. La pega que le pongo es el final, no me convenció del todo, esperaba ese final pero de una manera diferente.

Destaco la banda sonora que me ha gustado muchísimo y la mayoría de las canciones que la componen han estado sonando en mi enero en bucle.


ORPHAN BLACK
Temporada 1

Orphan Black es la primera serie que he visto este año, no es una serie que me haya enganchado desde el piloto, pero sí me picó la curiosidad por toda la intriga que la envuelve. Creo que es una serie que va de menos a más, cada capítulo te va enganchado un poco más, hasta que terminas la Temporada 1 necesitando seguir sí o sí. Tiene partes dramáticas y otras bastante cómicas sobre todo por parte de Alison y Felix, no sé cuál de los dos personajes me gusta más, son ambos geniales.
La serie se centra en Sarah Manning, una chica huérfana que un día es testigo del suicidio de una mujer idéntica a ella, Beth Childs. Sarah en ese momento decide suplantar la identidad de Beth, pero no se imagina que sus problemas no van a hacer más que multiplicarse cuando empiece a descubrir que hay más mujeres idénticas a ella. Clones.

Tatiana Maslany se marca un papelón alucinante en esta serie, pues ella hace de varios personajes y lo hace tan sumamente bien que parecen actrices diferentes. Espero el mes que viene poder deciros que la Temporada 2 es igual de interesante que la primera.

ORANGE IS THE NEW BLACK
Temporada 1

Si hay una serie que me ha enganchado desde los primeros minutos de su piloto esa ha sido Orange is the new black. ¡ME ENCANTA! Empecé a verla de rebote, mi intención era empezar Jessica Jones o Daredevil, pero al final terminé viendo esta. Vi los dos primeros capítulos del tirón quedándome con ganas de seguir, y no lo hice porque eran las tantas de un domingo.
La serie tiene como protagonista principal a Piper Chapman, una joven que entra en la prisión de Litchfield por un delito que cometió hace diez años junto a su entonces pareja Alex Vause. Lo interesante de la serie, además de ir viendo como Piper se va adaptando a la fuerza a la vida en prisión, es que en cada capítulo conocemos un poco más a cada una de las presas. Cómo eran sus vidas antes de llegar a Litchfield y cómo llegaron a la situación en la que se encuentran.

Cómo dato curioso, la serie está basada en los hechos reales que acontecieron a Piper Kerman, autora del best seller autobiográfico Orange Is the New Black: Crónica de mi año en una prisión federal de mujeres (Orange Is the New Black: My Year in a Women's Prison).

¡Estoy deseando empezar la Temporada 2!

SHADOWHUNTERS
Visto hasta el 1x03


Creo que todos los que leímos la saga de Cassandra Clare esperábamos con ganas esta serie. La espera en este caso no ha merecido la pena, el resultado ha sido decepcionante. No quería ser demasiado crítica, pero capítulo a capítulo la serie me parece más mala, no sólo es que se hayan pasado el libro por el arco del triunfo, es que incluso los actores dejan mucho que desear, haciendo especial mención a la actriz protagonista que con su insustancia se lleva la palma. Aunque parezca mentira la película que se hizo en su momento está infinitamente mejor que esta serie. Llegados a este punto abandono el barco de los Shadowhunters, no me veo con ánimos de seguir aburriéndome como una ostra.


Musicalmente el año ha empezado de la mano de grupos y cantantes que hasta ahora no conocía, exceptuando a Rayden. Enero suena a High de Young Rising Sons, Nowhere to go de Hurricane Love, The riot's gone de Santigold, Trouble I'm in de Twinbed y a Matemática de la carne de Rayden.


Hurricane Love
EP (2014)
Nowhere to go