La magia de la Navidad... o algo así


Descubrí la maravillosa historia de El jinete de bronce hace siete años. Salía de trabajar y en cuanto llegaba a casa, me pegaba a la pantalla del ordenador para poder seguir disfrutando de la historia de Tatiana y Aleksandr —yo siempre he sido de poner su nombre en ruso—. Por aquel entonces todavía no tenía libro electrónico, y acababa con los ojos hechitos polvo de leer hasta las tantas de la madrugada en el portátil. 

Fue a finales de noviembre del 2009 cuando empecé a buscar el libro como una loca, y cuando digo como una loca, es como una LOCA. Mi tía y una amiga lo buscaron en Barcelona, Mr. Brandon en Madrid, y cada viaje que hacía a alguna ciudad siempre había un hueco para buscar El jinete de bronce. También lo busqué en webs de librerías de segunda mano, y escribí a varias editoriales. Algunas me contestaron diciéndome que no tenían previsto publicarlo, otras decidieron mandar mi correo directamente a la papelera, o simplemente pasar de él. 

Un par de meses más tarde de empezar la búsqueda encontré Tatiana y Alexander y El jardín de verano, cosa que tampoco era fácil en aquel momento, porque la editorial que había publicado la trilogía había echado el cierre y había ejemplares contados. Pero El jinete... El jinete de bronce se me resistía. Y cuando en 2011 DeBolsillo por fin lo reeditó, fui la persona más feliz del mundo, sin exagerar ni pizca. Aunque también perdí un poco la esperanza de encontrarlo en formato grande para completar la trilogía. Lo veía imposible.

No soy una persona muy navideña, aunque desde que conocí a Mr. Brandon y nació mi princesa —mi prima, que es más sobrina que otra cosa— he dejado de ser un poco como el Grinch. Pero creo que voy a tener que empezar a creer en la magia de la Navidad, porque quiero pensar, que lo que pasó ayer tiene que ser algo de eso.

Ayer Mr. Brandon volvía al trabajo después de unas semanas de vacaciones, y yo tenía previsto pasarme la tarde arreglando armarios. Pero al final, disfrutamos de un día más para estar los tres juntos, y decidimos ir a dar una vuelta a Alcalá de Henares con Luca. Paseamos por esas calles céntricas que tanto me gustan, hasta que llegamos a las casetas navideñas de la Plaza Cervantes —unas poquitas eran de libros—. Los libros ya sabéis que son cómo un imán. Miré un poco por encima, en una caseta había varios títulos románticos en tapa dura por 5€ —y 3 x 10€—, y cuando ya me iba a dar la vuelta, levanté la vista a los primeros libros de la fila y ahí estaba. El jinete de bronce de Paullina Simons. Tuve que mirar dos veces, porque de verdad que pensaba que estaba leyendo mal el lomo, y cuando vi que no, que estaba leyendo perfectamente, pegué tal grito que asusté al señor del puestecito. Yo creo que el pobre no sabía la joya que tenía ahí escondida.

Y aquí estoy hoy, con Goodbye my lover sonando de fondo, porque es muy Tatia y Shura, ¿no creéis?. Todavía sin poder creer que lo tenga en mis manos. Anoche lo toquiteé un montón de veces, para cerciorarme de que realmente ¡¡¡lo he encontrado!!! Mr. Brandon se reía, claro, mientras me decía "a mi no me miras así". Qué guasa tiene el tío. Creo que esto merece una relectura navideña... Quizá era el broche lector que me pedía el cuerpo. Quién sabe...
¡Soldado! Deja que acune tu cabeza y acaricie tu rostro, déjame que bese tus queridos y dulces labios, que llore a través de los mares y que susurre a través de la helada tierra rusa lo que siento por ti... Luga, Ludoga, Leningrado, Lazarevo... A través de Finlandia, a través de Suecia, a Estados Unidos, con la mano extendida, me levanto y avanzo, con el corcel negro al galope y sin jinete en mi estela. Tu corazón, tu fusil, me consolarán, serán mi cuna y mi tumba. Lazarevo te trae a mi alma, en los amaneceres y en las noches de luna junto al Kama. Cuando me busques, búscame allí, porque es allí donde estaré todos los días de mi vida.

13 comentarios:

  1. Felicidades por haberlo encontrado, ahora a volver a disfrutarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué alegría da encontrar libros descatalogados! Y más esos que se nos resisten. Has tardado siete años en encontrarlo, pero... ahí tienes tu joyita :) Y de una manera muy fortuita y muy mágica, lo cual como que lo hace más especial. Tengo ya la trilogía en el Kindle para leerla el año que viene, porque todas decís cosas tan maravillosas que cualquiera se resiste. Si finalmente lo relees, ¡disfrútalo! Cierra este año lector de la mejor manera posible :)

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que leer la trilogía, Carol, porque te va a enamorar :). De hecho, me ha sorprendido que no lo hayas leído todavía. Propósitos para el 2017 ;)

      ¡Mua!

      Eliminar
  3. Que bien que lo tengas, quien la sigue...
    También conseguí esa misma edición, en mi caso de segunda mano, y es una gozada. A disfrutarla
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cris
      No estoy 100% segura de que no sea de segunda mano, pero si lo es, está completamente nuevo, como si no lo hubieran leído.
      ¡Mua!

      Eliminar
  4. Hola guapa!
    No paro de reír imaginando al pobre hombre super asustado después de tu grito, pero oye, es que cuando la situación lo requiere....
    Felicidades, por fin tu familia va a estar tranquila! jajajajja
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, sí que di la matraca, sí. Pero hace años que lo di por imposible y dejé de buscar...
      El pobre hombre estaba de espaldas por eso se dio el sustaco xD
      ¡Mua!

      Eliminar
  5. Hola!
    Aisn, que me has hecho soltar una lagrimilla!!! De verdad que entiendo la sensación de encotnrar una joyita en un mercadillo de segunda mano, a mí me encantan y siempre cotilleo
    Creo que leimos el libro, por primera vez, por la misma época, yo en junio de 2010, ains, qué recuerdos, cuando no sabía qué me iba a encontrar y boom! Alexandr (porque se escribe así, y punto ;)
    en fin, que cuando quieras organizamos una relectura, que somos unas cuantas enamoradas de esta historia
    un beso y enhorabuena por haber encontrado El Libro
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo leí en noviembre del 2009. Un poquillo antes. Pero desde entonces lo he leído un porrón de veces.

      Es mi libro preferido ❤

      Eliminar
  6. No me extraña que pegaras un grito, algo así me pasó a mí cuando encontré "Marlene" en un puesto en Bilbao...así que te entiendo perfectamente jajaja Al final vas a coger gustito a la Navidad ;)

    La historia la tengo pendiente desde que la conocía, así que espero que este año nuevo pueda conocerla porque creo que me encantará.

    Besitos guapa y felices fiestas

    ResponderEliminar
  7. Es la magia de la Navidad, unida a la magia de los libros!!!! Y, al menos la última, es tan real como que cada día sale el sol.
    Precioso post, con un libro inolvidable. De los que marcan.
    Beso grande.

    ResponderEliminar
  8. Hola Mónica!!
    ¿Ves? Eso es la magia de la Navidad (aunque he de confesar que a mí no me gusta demasiado)!!
    Me alegra que por fin lo hayas encontrado. Yo también ando detrás de ellos, pero más que nada porque no los he leído y ya sois varias las que me lo habéis recomendado, así que espero tener suerte en algún momento, ya sea en el rastro u otro sitio de segunda mano ;)
    Besos :33

    ResponderEliminar