COMO DIENTE DE LEÓN, de Pilar Fernández Senac

SENTIMENTAL
COMO DIENTE DE LEÓN ★★


Los dientes de león son trocitos de nubes
que han echado raíces porque tienen miedo a volar


Conocí esta novela gracias a Neïra, y solamente con las cuatro líneas que escribió sobre ella en Goodreads sabía que tenía que leerla. Cómo también sabía que compartir la lectura con Lidia de Cielos de Papel (podéis leer su reseña haciendo click en la imagen) la haría todavía más enriquecedora. Necesitaba una lectura así, una lectura reflexiva, puramente sentimental, porque es todo sentimiento y tan real como la vida misma. Dura e impredecible.

Crecer no es fácil, no sé vosotros pero a mi me está costando, o mejor dicho, me está doliendo. Fue atravesar la franja de los treinta y empezar a ser consciente de muchas cosas que antes pasaban inadvertidas delante de mis ojos, y quitarse la venda que las tapaba muchas veces duele. Ahora también soy más consciente de la muerte. Cuando somos jóvenes sabemos que es algo que está ahí, pero nos creemos invencibles. Sí, la muerte es parte de la vida, y hay que asumirlo, pero el dolor que deja a su paso cuando nos arrebata a gente que queremos no se cura, da igual los años que pasen. Es un dolor agudo y de alguna manera siempre está ahí, aunque con el tiempo se note menos y pase a convertirse en un vacío. Un vacio en el corazón que ya nunca se llena, nada es capaz de llenarlo, da igual lo que hagas, no te queda más remedio que aprender a vivir con él.

Como diente de león nos habla de la muerte, de todas esas fases que conlleva el duelo: la negación, el dolor, la desesperanza y la aceptación. Todo lo que cuenta la autora es tan real que hasta duele, porque ha sido tremendamente fácil meterse en la piel de Diana, llorar su pérdida, dibujar sonrisas para Nerea y convivir con ese dolor que pasa a ser un inquilino más en su casa.

(...) Cuando creces, la convivencia con la muerte no es tan sencilla, el alma se vuelve mucho más egoísta, no es fácil aceptar que una persona se ha ido, te ha dejado. Y es más complicado asumir que no se traiciona a nadie si vives. Que solamente eso, vivir y estar feliz por hacerlo, no es malo aunque sea duro.


Diana acaba de perder a su marido de manera inesperada, dejándola sola con su hija de cuatro años, Nerea. Donde antes estaba Santi ahora sólo queda un gran vacío, esa clase vacío que ya no puede llenar nada. Cuesta asimilar que él ya no va a volver, que se ha ido y ya está, que tiene que aprender a echarlo de menos sin que le duela a cada paso. ¿Pero cómo hacerlo cuándo la persona que te falta es tu compañero de vida? ¿Cómo hacerlo cuándo tu hija es pequeña y te pregunta cuándo va a volver su papá? Si ya es difícil asumir una pérdida de este calibre una misma, hacerlo con una hija pequeña es desgarrador. Tragarte las lágrimas e intentar dibujar tu sonrisa más sincera por ella, aunque por dentro te estés rompiendo a pedazos. Y Diana se rompe cada día más, cada noche que pasa en soledad con su dolor. Con el paso de las semanas ese dolor en vez de menguar se multiplica cuando descubre algo que no esperaba. Esto me ha hecho plantearme una cuestión que muchas veces me ha rondado por la cabeza. ¿Realmente conocemos del todo a una persona? ¿Es posible hacerlo?


Como diente de león no sólo nos habla del dolor que produce la ausencia, también del miedo y la ansiedad que vienen de su mano. Una historia, que a pesar de su dureza, tiene cabida la esperanza y las segundas oportunidades que te brinda la vida cuando menos lo esperas y cuando menos preparada estás para ello.

La pluma de la autora es sencilla pero a la vez profunda, tiene una capacidad brutal para transmitir todo lo que va sintiendo Diana en cada momento, desde que se despide de Santi una mañana, hasta que suena el teléfono y le dan la terrible noticia.

Después de todo lo que os he contado, seguro que os estáis preguntando qué es lo que me ha faltado para no haberla valorado con cinco estrellas. Esa estrella se ha perdido por el camino llegando al desenlace. La historia está dividida en tres capítulos. El segundo me ha parecido magnífico, pero el tercer y último capítulo no me ha convencido el rumbo que ha tomado. No me ha encajado la manera de proceder de Diana dadas sus vivencias personales, la hubiera entendido si las circunstancias fuesen diferentes, pero tal y cómo se presentan me ha resultado poco creíble y demasiado arriesgado por parte de la autora. No he logrado empatizar con Diana en esa última parte de la historia.

A pesar de ese "pero" me ha parecido una novela que merece la pena leer, una buena primera novela de una autora a la que seguro le siguiré la pista.

16 comentarios:

  1. No conocía este libro pero está claro que quiero leerlo, me fascinan estas historias intimistas que llegan de forma tan directa al lector.

    Gracias por descubrírmelo, besitos guapa

    ResponderEliminar
  2. La sinopsis me parece preciosa, muy lírica.
    La novela sentimental no es lo mío, aunque está me la llevo apuntada, creo que tengo que leerla en el momento adecuado.


    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Me atrae mucho lo que cuentas, aunque creo que lo leeré más adelante, últimamente no me apetecen tanto los libros donde se tocan las muertes de manera intensa, pero si que suelen gustarme así me lo llevo.
    Tengo curiosidad también por ese final :)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Mónica, como ya sabes, me encantan tus reflexiones iniciales en cada reseña y ese "saber leer entre líneas" en una novela para sacarle el máximo partido a la lectura.
    Es una lectura que no deja indiferente y que invita a pensar, emocionarse, intentar ponerte en la piel de Diana...
    Ha sido una gran idea haberla leído contigo para compartir opiniones.
    Me encanta el fan art. No puede irle mejor a la novela...
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Qué pena lo del último capítulo... pero parece que es una buena novela. Gracias por el descubrimiento!
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Miss
    Jooo, que coraje ese último capítulo... No descarto leerlo, lo vi hace poco y me llamó la atención la portada y el título.
    Y a Neïra creo que tengo que conocerla ya, madreeee. Jijijiji.
    Un beso.^^

    ResponderEliminar
  7. Hola Mónica!

    Tiene toda l pinta de ser de esas historias que te dejan pensado y reflexionando, no lo descarto porque me justa intercalar otro tipo de géneros, pero creo que ahora mismo no es el momento. Como siempre la reseña preciosa <3

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hay que ver, vikinga, que te gustan los libros de darle al coco. Este lo voy a dejar pasar que no lo veo mucho de mi estilo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Lo cierto es que no me llama demasiado y no creo que vaya a leerlo. Un besote :)

    ResponderEliminar
  10. Hola! He leído esta novela, y en efecto me parece muy buena, sobre todo porque no es para nada el género que me gusta y su estilo narrativo me ha enganchado desde las primeras páginas. Leyendo tu reseña quería plantearte una reflexión: soy una persona optimista que ve la vida en positivo, y para nada me parece la novela tan...digamos "dramática" respecto a la muerte como tú planteas. No veo que sea algo tan "oscuro" y "desgarrador" como te ha parecido a ti. Y de hecho, el último capítulo, me parece ideal, porque la vida es así: imprevisible tanto en cosa malas como la muerte, como en cosas buenas,y la actitud de las personas podemos pensar q sigue siempre una línea,pero no es así, también puede ser imprevisible ante lo malo y ante lo bueno. Mi reflexión es la siguiente:será que el último capítulo nos gusta más o menos en función de nuestra propia actitud ante la vida?
    :) Un saludo!
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina
      Pues puede que tengas razón. Mi opinión del último capítulo es totalmente personal, por supuesto, la vida es cierto que a veces supera a la ficción, nunca puedes decir de este agua no beberé. Reconozco que me descolocó que Diana acabara haciendo algo que ha ella le había hecho daño en su momento, no lo entendí, pero sí entendí por qué la autora había planteado el desenlace de esa manera.
      ¡Besos!

      Eliminar
  11. Hola!
    No conocía esta novela pero parece ser, como dices, una de esas que te hace reflexionar... Supongo que es natural que evitemos estos temas que de por si hacen daño como puede ser la muerte pero, a veces, viene bien poner los pies en el suelo y hacerle frente...
    Gracias por la recomendación!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Parece una novela dura, pero también necesaria, de esas que hay que leer de vez en cuando. Me apunto la recomendación.

    Besoooos!!

    ResponderEliminar
  13. Holaaa,
    Me alegro que te haya gustado, la verdad es que me llama bastante la atenciòn, seguramente le dé una oportunidad pronto :)
    Me quedo por aquí, me encanta el blog!
    Te invito a pasarte por el mío dando click aquí ;).
    Un beso<3

    ResponderEliminar
  14. Hola Mónica!
    Pues he leído tu reseña y la de Lidia, y como le he dicho a ella, veo que habéis coincidido las dos en la parte final. Me la he apuntado, aunque aún no sé cuándo la podré leer.
    Gracias por la reseña guapa, me alegra que hayáis disfrutado de la lectura.
    Besos y feliz finde <3

    ResponderEliminar
  15. Aisss pues no sé... Estoy muy raruna últimamente y no sé si una novela con tanta pena de ausencia es lo mejor que me iría a mi en estos momentos. Me quedo con lo positivo y que fue una recomendación de Neïra, para un futuro si llego a animarme.
    Besos y buena semana Mónica 😉

    ResponderEliminar