NO ESTÁ EL HORNO PARA CRUASANES, de Shirin Klaus

ERÓTICA
NO ESTÁ EL HORNO PARA CRUASANES



¿Y si fuese ella la que tiene mucho que enseñarle a él en la cama? 

Cuando Alex se fija en Carla, cree que será un polvo fácil. De hecho, casi seguro que estará haciéndole un favor: le alegrará el día, la semana, ¡el año! 

Alex no puede ni imaginarse que será todo lo contrario, pues Carla está a punto de abrirle las puertas a un mundo con el que hasta ahora solo se había atrevido a fantasear. 

Una novela divertida, sexy y provocadora.





A Shirin Klaus está claro que no se le resiste nada, da igual el tema que trate en sus novelas que siempre consigue convencer. Después de haber leído varias de sus historias, cada una totalmente diferente a la anterior, nunca deja de sorprenderme para bien y eso es muy bueno. Reconozco que a mi pocas novelas románticas logran sorprenderme, porque he leído mucho del género, porque me estoy volviendo una quisquillosa, no sé deciros bien cual es el motivo, pero la cuestión es que cada día busco algo más en las historias que leo y Shirin de una manera u otra siempre me lo da.

Si hace sólo un par de meses nos deleitaba con Quiérete, quiéreme —novela que reseñé el febrero y que os recomiendo—, esta vez daba la bienvenida a abril con un cruasán bajo el brazo, ¡y qué cruasán! Alex me ha encantado y eso que al principio tenía ciertas dudas sobre él y ese aura de machorro que se gasta. Pero vayamos por partes...

No está el horno para cruasanes empieza con una apuesta entre tres chicos cachas de gimnasio: Alex, Mario y Lucas. Estos, después de escuchar como un grupo de chicas en el gimnasio decían que tenían cuerpo de cruasán y que jamás estarían con un tío así, se apuestan que se camelaran a una de ellas y se la llevarán a la cama.. Seguro que caen rendidas a sus pies, ¿cuándo se habrán visto ellas en otra ocasión cómo esa?  Estar con un tío guapo, cachas... ejem, ya entendéis por donde van los tiros, ¿no? A fanfarrones no les gana nadie.
Alex tiene que ganarse a Miss Miraditas, o lo que es lo mismo a Carla, una chica morena, normalita —según él—, para nada el tipo de mujer que le suele atraer. La novela empieza de una manera muy desenfadada, he soltado varias carcajadas, porque lo que Alex no se esperaba es que Carla fuera de armas tomar y se lo pusiera difícil, muy difícil. Y cuando finalmente consigue lo que se había propuesto las cosas no salen precisamente cómo él había planeado, en ningún sentido. ¿No os parece divertido simplemente el planteamiento?

Carla vive el sexo de una manera libre, sin tabúes, es una chica experimentada que ha probado cosas con las que Alex hasta ahora sólo había fantaseado. ¡Ni se imaginaba todo lo que escondía Miss Miraditas! Juntos entrarán en un juego dónde el placer es el protagonista y la conexión que sienten demasiado intensa.


¿Pero qué pasa cuándo esa conexión empieza a involucrar al corazón? Cuando todo lo que pensabas que era de una manera, no lo es, y todas tus convicciones se van al garete. Cuando tienes miedo a sentir, a dejarte llevar. Cuando has encontrado la horma de tu zapato en la persona menos esperada. Cuando el sexo ya no es sólo sexo, es algo más. Cuando la otra persona te complementa de una manera que pensabas imposible.

Shirin Klaus con la historia de Alex y Carla nos sumerge en una historia atrevida, sexy, provocadora y divertida, muy divertida. Una novela con tintes eróticos que esconde más sentimiento del que podría parecer en un primer momento. Rompe con ese patrón que tanto se ha establecido en esta clase de subgénero y que a mi me asquea hasta el infinito: el de hombre poderoso y asquerosamente rico con gustos sexuales amplios/peculiares y chica joven, inexperta, sumisa y pánfila. Siento ser así de crítica pero es que esa clase de historias me tienen ya un poco frita.

En No está el horno para cruasanes, Carla y Alex son personas con una vida de lo más normal, sencilla, que se conocen en el gimnasio. La peculiaridad de su historia es que Carla es la que lleva la voz cantante en el terreno sexual, es la experimentada, la que lleva de la mano a Alex a un mundo nuevo y desconocido para él. Y eso me ha gustado mucho, ese toque diferente que le ha dado Shirin, esa manera de bajarle los humillos a Alex —que al principio de la novela se pensaba el rey del mambo—. Los personajes que construye Shirin siempre consiguen llegarme, quizá por lo cotidianos que son, porque siempre me creo lo que les pasa y lo que sienten. Con Alex y Carla no podía ser diferente. He sufrido con Alex, con todo su camino hasta llegar al corazón de Carla. He sentido los miedos de Carla y todas las barreras tras las que se atrincheraba. He reído con muchas de las situaciones y me han entrado calores con las escenas de alto voltaje, que las hay, claro, pero no vulgares y metidas con calzador. Son escenas eróticas relatas con gusto.

Le tenéis que dar una oportunidad a Shirin Klaus, si esta historia no os convence del todo por ser erótica, con cualquier otra, tiene para todos los gustos. Merece la pena leerla, hay demasiado talento autopublicado para dejarlo escapar.

OTRAS RESEÑAS DE SHIRIN KLAUS

Quiérete, quiéreme
Las reglas de mi ex

20 comentarios:

  1. Hola guapa!! A mí la eròtica ahora mismo no me llama nada la verdad, pero tendré en cuanta a la autora, ya que dices que tiene para todos los gustos :)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, a pesar de que estoy saturada del género, tiene algo que me atrae.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. Hola Mónica!
    Como ya te comenté en tu Face en la publicación en donde hablabas de este libro me tenía intrigada ya que no había leído nada de esta autora, después de leer tu reseña me parece que no voy a poderme resistir de no leerlo jajaja. ¿Ya está didponible en Amazon? Ayer lo busqué y no me aparecía me salían todos sus libros menos este.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hoooola!
    Parece que el libro es muy distinto a lo que solemos ver en el panorama. ¡Me lo apunto! Por cierto, muy buena reseña :)

    Besos desde Crazy Books!

    ResponderEliminar
  5. Hola Mónica!!!
    Conocí la pluma de esta autora con Quiérete, quiéreme y me gustó mucho su forma de escribir tanto que me dije a mí misma que tenía que leer más libros suyos porque todos tienen excelentes comentarios y este no hago más que apuntármelo y después de leer tu reseña creo que me gustará mucho, al principio me tiraba un poco para atrás porque es una historia erótica pero me has terminado de convencer :D
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  6. Sin duda hay mucho talento autopublicado...viendo tu reseña no lo descarto, aunque quizás me atraía más su anterior libro. Aunque está claro, por lo que cuentas, que a su autora le gusta romper con lo establecido y sorprender a sus lectores con historias diferentes, y por eso mismo creo que merece la pena probar con ella.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    No he leído nada de esta autora pero me gusta lo que cuentas de sus novelas.
    Quizá me llame más la atención "Quiérete, quiéreme" si tengo que empezar con alguna, pero me dejo apuntada también esta novela (cuando he empezado a leerte me estaba recordando al argumento de "Una apuesta peligrosa", de Jennifer Crusie, que también es muy divertida :)).

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa! Pues no he leído nada de la autora pero tu reseña me ha hecho querer leerla. Miraré los libros que tiene por si hay algún otro que me guste más a priori pero este tiene buena pinta, me gusta que se ella la que lleve el mando, es diferente y si es divertida no dudo que estará bien. Apuntado.
    Un beso y buen finde! ;-)

    ResponderEliminar
  9. Justo lo que necesito!!!!!! Reir!!!! Me has conquistado, siguiente en a lista!!!
    Besazo.

    ResponderEliminar
  10. sinceramente no me habría atrevido nunca con este libro de no ser por tu reseña
    así que 2 cosas: muuuuuuuchas gracias por presentarmelo
    y me lo apunto ahora mismito
    un beeeeeeeesito

    ResponderEliminar
  11. Pues sí, le tengo muchas ganas a la autora así que a ver cuando me decido. Un besote :)

    ResponderEliminar
  12. Hola Miss
    Pues aun tengo pendiente el de "Quiérete, quiéreme", quiero leer algo de esta autora, así que no descarto este libro.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  13. Tela la portadita y el título jajaja desde luego no pasa desapercibida!! yo de momento no me animo con la erótica, es un género que leo puntualmente y que me quema un poco. Aunque no lo descarto si lo recomiendas y dice que se le de una oportunidad, además, ejem ejem... ese Jon Nieve ggggrrrr (Ojos vueltos)
    Besos guapi y buen domingo :)

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola! La verdad que la portada me echaba mucho para atrás a la hora de leerlo, pero tras leer tu reseña creo que sea posible que le de una oportunidad.
    Acabo de conocer tu blog por una recomendación de otro blog y ya te sigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Hola!
    La autora siempre es una buena opción! me lo llevo sin duda, me encanta la idea de la trama.
    Gracias por la reseña guapa!
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  16. Hola Mónica!!
    Pues la verdad es que la erótica no me llama nada de nada, aunque de vez en cuando cae algo. Pero tendré en cuenta lo que has dicho de la autora, intentaré animarme con ella :D
    Gracias por la reseña guapa.
    Besos! <3

    ResponderEliminar
  17. Yo me lo apunto, para cuando me apetezca algo de erótica ;)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola, guapa! :)

    Aún no he leído nada de Shirin Klaus, desde hace tiempo tengo pendiente "Las reglas de mi ex", así que espero poder darle más pronto que tarde una oportunidad. A pesar de que por regla general no me gusta mucho la novela erótica me apunto este, tu reseña me ha convencido por muchos motivos :P

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
  19. Tengo pendiente Quiérete, quiéreme, que lo leeré antes que este, que parece divertido. lo de los chachitas de gimnasio me parece divertido.

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Hermoso libro, le tengo algo de recelo a la erótica porque siempre van por lo mismo, pero Alex la verdad que me hizo sufrir, me encantó el libro cosa que no esperaba.

    ResponderEliminar