Top 5 del 2014



LOS TRES NOMBRES DEL LOBO
de Lola P. Nieva

Novela que cayó en mis manos por casualidad, con el boca a boca que tan bien funciona por la red. No era una autora conocida y cuando investigué un poco sobre ella descubrí que era su primera novela.  
Decir que me maravilló sería quedarme muy corta. Es una novela romántica histórica estupenda con su puntillo paranormal, de lo mejor que he leído de éstos subgéneros en los últimos meses. La historia tiene tantos giros que sólo puedes quedarte con la boca abierta por la manera tan magistral que tiene la autora de descolocarte.

A Lola P. Nieva hay que seguirle de cerca la pista, porque nos va a dar muy buenos momentos lectores. Ya lo hizo de nuevo con su segunda novela Más allá del temple.


ENCONTRANDO A SILVIA
de Elísabet Benavent

Elísabet Benavent es una autora que descubrí el año pasado y que me tiene absolutamente enamorada. Tiene una manera de escribir muy personal. Leer una novela suya es como subirse en una montaña rusa de emociones. Puedes estar riendo y de repente te toca una tecla por dentro que hace que tus sentimientos se descontrolen y llores a lágrima viva.

Eso justamente me pasó con Encontrando a Silvia, el desenlace de la historia de Silvia, Gabriel y Álvaro que empezó con Persiguiendo a Silvia. Muchos la calificarían de chick-lit, otros de erótica, yo aunque tiene mucho de ambos subgéneros, por todo el cúmulo de emociones que me hizo sentir esta historia sólo puedo calificarla como romántica. Porque al fin y al cabo es eso, una historia de amor contemporánea preciosa.


LOS AÑOS DE PEREGRINACIÓN DEL CHICO SIN COLOR
de Haruki Murakami

El gran Murakami, mi autor japonés preferido. Qué poco nos entendimos en nuestro primer acercamiento con su famosísima Tokio blues (Norwegian Wood). Pero hace un par de años empecé a probar con otras novelas suyas y me llegaron muchísimo. Sus personajes siempre solitarios, atormentados por el amor perdido, melancólicos, amantes del jazz, con sus gatos inseparables.

Los años de peregrinación del chico sin color es una de sus últimas novelas publicadas y aunque posiblemente para la mayoria de murakamianos no sea de las mejores, para mi es de mis preferidas junto a Al sur de la frontera, al oeste del sol. Tiene todo lo de siempre en Murakami, incluido ese final abierto que no sabes por donde cogerlo y no te queda más remedio que darle vueltas y más vueltas a la cabeza. Me encanta lo mucho que me hace pensar siempre éste hombre.

ME LLAMAN ALICE 
de Marisa Grey

Hablar de Marisa Grey es hablar de calidad. Me llaman Alice fue uno de esos libros que fui incapaz de soltar hasta leer la última línea. Incluso comí con él.
Es una historia con un planteamiento original, que esto puede parecer una chorrada, pero en muchas ocasiones la originalidad en la novela romántica brilla por su ausencia. Después de muchos años leyendo éste género ya poca cosa me sorprende.

En éste libro todo es redondo: la historia, los protagonistas, los secundarios... No puedo ponerle ningún "pero". Y no sólo con esta novela, su Cadena de favores también dejó el listón muy alto, aunque quizá no llegué a disfrutarla tanto como ésta porque me recordó a otras novelas que había leído, pero Marisa tiene una manera de escribir tan bonita que me encantó.

LA VOZ DORMIDA 
de Dulce Chacón

Éste es uno de esos libros de los que empiezo con miedo. Me apasiona leer novelas sobre la Guerra Civil y la IIª Guerra Mundial pero siempre al terminarlas me dejan hecha un guiñapo.Había leído muy buenas opiniones de este libro y coincidiendo que hacía poco había visto la película en la tele decidí sumergirme en el libro.

La voz dormida es una historia desgarradora, de esas que te dan un bocadito por dentro. Siempre éste tipo de historias hacen que mire al pasado y me ponga en el pellejo de esos familiares que vivieron en primera persona esa época.

Totalmente recomendable. Es una lástima que esta gran escritora nos dejara tan pronto.

Persiguiendo a la Brandon


Supongo que aquí tocaría escribir una presentación estupenda y maravillosa, pero hay tantas cosas que ahora mismo me vienen a la cabeza que no sé ni por donde empezar. Creo que empezaré por el motivo que me trae aquí. 

Echando la vista atrás me he dado cuenta que llevo la friolera de diez años en la blogosfera, pero no siempre hablando de libros. No, yo empecé a lo grande, escribiendo cuentos. Cuentos de dudosa calidad, claro. Participaba semanalmente en una web donde un grupito de blogueros escribía por diversión, por pasión y más de uno por vocación. Y allí estaba tan a gusto que me pasé mucho tiempo entre los Cuentacuentos, o como yo los recuerdo cariñosamente "los cuentistas". Cómo todo va por etapas, igual que llegó se fue.

Dejé de inventar cuentos, pero nunca he dejado de escribir en un blog, sigo haciéndolo a día de hoy pero de forma más personal en M llamando a tierra. Pero he decidido retomar un blog literario, la idea no es algo nuevo, por eso hablo de retomar, ya la llevé a cabo hace unos años pero no terminó de cuajar por falta de tiempo, de ganas y de todo un poco.

Esta vez vengo para intentar quedarme, para compartir una de mis pasiones: la lectura. Y es que en los últimos meses lo que más horas a ocupado mi tiempo (libre) ha sido leer y correr. Mis válvulas de escape cuando todo va mal y mis placeres confesables cuando todo va bien. Bueno no, que de eso último tengo otro más: el chocolate. 

Así que entre zapatillas de running, libros y (ejem)... chocolate se esconde la Brandon. Y hasta aquí puedo contar. De momento.