SEPTIEMBRE

27 septiembre 2016

Septiembre da sus últimos coletazos, es increíble lo rápido que pasa el tiempo, ¿verdad? Hoy hace dos meses que estaba en la estación Joaquín Sorolla de Valencia maletorra en mano esperando mi tren. Podría haber sido un viaje cualquiera, como los muchos que hubieron antes con destino a Atocha, pero este iba a cambiar mi vida y ponerla patas arriba.

Septiembre ha estado marcado por esas Cosas que hacen que tener un blog no valga la pena. He visto la cara fea de este mundillo, aunque ya hacía tiempo que había cosas que no me terminaban de gustar y esa lista cada día sigue creciendo. ¿Pero sabéis también qué me ha quedado confirmado? Que realmente hay gente que ama leer y escribir, que pone toda su ilusión, sus ganas y su dedicación a su blog. Gente que no espera nada, que no se lucra, que simplemente comparte su amor por los libros con los demás. Esa gente tristemente me he dado cuenta que es una minoría, y muchas veces ninguneada, pero gracias a quién sea justamente una pequeña parte de esa gente es la que comparte lecturas conmigo y me comenta a diario. La que me ha apoyado cuando más enfadada o triste estaba con lo sucedido, la más humana y respetuosa. La que hace que tener un blog sí valga la pena.

Septiembre también ha sido el mes que he retomado la lectura, he podido leer casi a diario, aunque fuera un par de páginas y me ha sabido a gloria bendita después de tanto trajín con la mudanza. He tenido muy buenas lecturas cómo Por siempre unidos de la (grandísima) Taylor Jenkins Reid o Tal vez tú de nuestra Alice Kellen, que si en romántica juvenil es un delicia no os la podéis perder en romántica adulta. #JackDeberíaSerIlegal MUY ILEGAL.
También me he reencontrado con la erótica que me gusta, la erótica de calidad, la erótica de Shayla Black que con Toda para él, noveno volumen de los Guardaespaldas, sigue dejando al nivel del betún a todos esos "Greys" clonados que pueblan las librerías.
Pero no todo podía ser maravilloso y cayó en mis manos el libro equivocado, o lo que es lo mismo, el libro que tanto me ha tocado las narices este mes, que no es otro que El chico equivocado de Jana Aston. Y siguiendo un poco con los hashtags y por ponerle una pizca de humor al asunto #LukeDeberíaLavarseLaBoca (con lejía a porrillo). ¿Puede ser tema de la traducción? Puede ser, quizá su bocaza en versión original suene más fina —cosa que dudo, la verdad— pero en todo caso, pu*a es pu*a, aquí y en Pekín.
Y vuelvo de nuevo a ponerme tiernota para hablaros de Laura y Mateo —ese hipster que quita el sentido—, de la bilogía Laura va a por todas de Marta Francés. Por fin descubrí qué ocurría con esta pareja en Laura llega al final del camino y aunque no fue lo que esperaba, me pareció una historia bien bonita.
Después de este batiburrillo de lecturas todavía me faltaba la sorpresa del mes, el descubrimiento que hice con Abril Camino y sus novelas Sangre y tinta y Pecado, penitencia y expiación. De la última os hablaré pronto, pero ¡vaya ovarios tiene Abril! Es una historia que no deja indiferente y que puede no gustar a todo el mundo —a mi no me ha hecho mucha fiesta—, así que arriesgarse de esa manera con su primera novela y, para más inri, autopublicada es de ser valiente, muy valiente.
Y la guinda de mi septiembre lector la ha puesto Marisa Sicilia con su Forajido, y lo de guinda le viene al pelo, porque es dulce, tierna y muy bonita. Tom y Felicity os robarán el corazón en unas poquitas páginas, estoy convencida.

Aunque el mes se me ha pasado volando, sí, me está dando tiempo estos últimos días de viajar con mis chicas del Club de Lectura #DeViajeLiterario esta vez con Oculta de Kendra Elliot. ¡Ahora mismo me tiene intrigadísima!


¿Y la música? Septiembre suena a Setting the world on fire. Septiembre tiene una vez más la voz de P!nk, habitual en la banda sonora de mi vida desde hace quince años. Esta vez es una colaboración con Kenny Chesney y el vídeo es precioso. Y hablando de las bandas sonoras, ¿os he contado que hago listas de Spotify anuales? Desde hace unos años hago listas con las canciones que me han acompañado lo largo del año. Una pequeña parte de esas listas la comparto cada 31 de diciembre en mi blog personal —M llamando a tierra—, pero este año he pensado hacer una imagen chula y pasarlas a un CD o algo así más físico, para escucharlo dentro de un tiempo y que se me pongan los pelicos de punta recordando momentos. Soy una moñas, qué le vamos a hacer. Setting the world on fire ya está en la lista de este año para recordar estos primeros dos meses en Villa Brandon.

SANGRE Y TINTA, de Abril Camino

26 septiembre 2016

NEW ADULT
SANGRE Y TINTA ★★★★


Lo último que necesita es que por la puerta de su estudio de tatuajes 

aparezca una chica con ganas de marcarse el cuerpo y desnudarle el alma


Hacía muchísimo tiempo que me quería estrenar con Abril Camino, he seguido sus publicaciones de cerca y siempre me han tentado. Quizá la novela que más llamaba mi atención era Pecado, penitencia y expiación por el tipo de historia y porque algo dentro de mi me dice que no me va a dejar indiferente. Pero la publicación de Sangre y tinta trastocó el plan que tenía inicialmente, porque a pesar de ser una historia New Adult —últimamente estoy algo cansada del género— tenía algo que me llamaba a gritos. La historia puede que sea un poco más de lo mismo, pero la pluma de Abril me ha conquistado totalmente. Y Camden es la clase de protagonista que me gusta, con unos valores y un amor por su familia que queda patente durante toda la narración y eso me ha encantado. Un chico fiel a sí mismo, con las ideas claras y muy humano. Me ha gustado que no sea el típico gallito de corral —ya sabéis que ese tipo de protagonistas de la novela juvenil me dan urticaria y para mi desgracia abundan como las setas en otoño—.

Ni Camden ni Amanda han tenido una vida fácil. Él ha crecido en una familia rota y se siente culpable de no haber estado al lado de su hermano Matt en los peores momentos. Ahora, con veinticuatro años, su único objetivo es recuperar la custodia de su hermana Lucy y construir un hogar feliz para los tres, aunque tenga que dejarse la piel y el corazón por el camino. Amanda con sólo dieciocho años dedica su vida a cuidar de su madre tetrapléjica, es lo único que tiene en el mundo, lo único que le queda después del fatídico accidente que cambió su vida para siempre.

Los caminos de Camden y Amanda se cruzan en el estudio de tatuajes de Camden, Amanda lleva tiempo queriendo tatuarse algo muy significativo para ella, es su regalo de cumpleaños, el único regalo que necesita. El primer encuentro entre ellos no es nada bueno, pero Amanda no ceja en su empeño de conseguir su tatuaje y le planta cara, con la misma madurez con la que planta cara a la vida y de una manera que logra desarmar a Camden por completo. Desde ese mismo momento, a raíz de ese primer tatuaje, inician una relación de amistad y complicidad, un apoyo necesario para escapar de esa triste rutina que ambos tienen. Camden no quiere dar ningún paso en falso con Amanda, no quiere complicarle la vida ni hacerle daño. Es mucho el peso que carga sobre sus hombros, mucho más de lo que parece y lo último que necesita es romperle el corazón a esa chica tan dulce y buena, la única chica por la que haría lo que fuera. La única chica que ha conseguido que piense que un futuro es posible. Que Camden Reed, el supuesto chico malo de Hot Springs, también merece su final feliz. Pero es difícil controlar los sentimientos, es complicado contenerse cuando tu corazón te pide que te dejes llevar, que disfrutes de ese rayo de luz que te ofrece esa persona, la persona que te complementa. La persona que te hace feliz. 

Camden acaba dejando salir todos esos sentimientos que le provoca Amanda, olvidándose de todos los motivos por los que no deberían estar juntos. Olvidándose de todo aquello que podría alejarla de su lado y de su vida. E inician una historia dónde el amor rebosa por todas partes. Porque Amanda y Camden son de esos personajes a los que les coges cariño, por su forma de ser, por su manera de afrontar las cosas feas de la vida, por su forma de quererse tan incondicionalmente y de manera tan pura. Y con Matt y la pequeña Lucy —secundarios de lujo— forman una familia preciosa y entrañable que ha conseguido tocarme el corazón.

Cómo decía puede que la historia resulte más de lo mismo, pero tiene una esencia diferente, un toque distinto, que no sé bien cómo explicar pero a mi sin ninguna duda me ha llegado. ¿Será la pluma de Abril Camino o será la historia de Sangre y tinta? Ahora que llevo en danza Pecado, penitencia y expiación —casi he solapado ambas lecturas porque necesitaba más Abril Camino— puedo afirmar que es la pluma de Abril, tiene algo que engancha. Para mi ha sido uno de los grandes descubrimientos literarios de este año y ya tengo a los hermanos Sullivan en la recámara.

LAURA LLEGA AL FINAL DEL CAMINO, de Marta Francés

23 septiembre 2016

ROMÁNTICA CONTEMPORÁNEA
LAURA LLEGA AL FINAL DEL CAMINO — Laura va a por todas #2 ★★★½


Disfruta del ahora, deja atrás el ayer


Laura llega al final del camino comienza justo dos semanas después del final de Laura va a por todas. Laura intenta seguir adelante después de la dolorosa marcha de Mateo. Un nuevo trabajo, quizá el principio de una nueva ilusión con Luis... Va un poco a tientas, ya no pisa en suelo firme, simplemente se desliza por los días sin poder olvidar a Mateo. Aquel que le hizo creer en el amor de verdad, esa clase de amor que se nota con una simple mirada y que te acelera el corazón con un solo roce. Un amor que ya no existe, se ha quedado en el pasado y cuando lo has tenido, cuando has sido completamente feliz es muy difícil seguir adelante sin pensar en lo que perdiste. Sin llorar por lo que pudo ser y ya no será.

Pero la vida de Laura dará un nuevo giro cuando se vuelva a encontrar con Mateo. Un Mateo que ya no es su Mateo, pero que quiere estar de nuevo cerca de ella, quiere recordar lo que un día fueron. Quiere volver a sentir, o por lo menos intentarlo. Una nueva oportunidad para ambos, pero quizá otro paso doloroso para Laura. ¿Y si Mateo vuelve a abandonarla? ¿Y si jamás vuelve a ser su Mateo? El Mateo de antes, el Mateo que estaba locamente enamorado. ¿Y qué pasa con Luis? Su apoyo incondicional durante la ausencia de Mateo, su amigo, su confidente, ¿quizá algo más?

Cómo veis intento no soltar ni prenda sobre qué ocurría con Mateo y Laura en el primer libro, pero cómo ya os dije en la reseña de Laura va a por todas el final fue un giro genial por parte de la autora. Un giro que no era original, porque se ha visto en alguna película romántica, pero era efectivo porque podía dar mucho juego en este desenlace. Para mi finalmente no ha dado todo el juego que podría haber dado, o todo el juego que yo esperaba. Será que soy una sufridora y quería que las cosas fueran más despacio, más reales, más tangibles, esperaba más sentimiento. Esperaba más.

Sentimiento ha habido, claro que sí, ha habido un par de momentos que se me han empañado los ojos, era inevitable no ponerme en la piel de Laura y no sufrir con ella, sentir su impotencia y su tristeza en esos momentos en los que tenía a Mateo delante y no era su Mateo. Pero me ha faltado algo más, me ha faltado ese pellizco en el corazón que una historia de este tipo pienso que requería, y mi corazón en este caso no lo ha sentido y confieso que lo ha echado en falta. He estado esperando ese pellizco desde la primera página.

(...) Mateo se marchó de mi vida y yo me quedé navegando a la deriva en un mar de lágrimas. Creí que todo llegaba a su final y que nunca más encontraría a nadie que ocupara su lugar. En realidad tampoco quería que nadie lo reemplazara. Lo quería a él, a Mateo.

A pesar de que este desenlace no me ha llenado como esperaba, la historia de Laura y Mateo merece ser leída, pero os aconsejo que lo hagáis del tirón, como si sólo fuera un libro, así la disfrutareis de otro modo. Sentiréis ese primer encuentro entre Laura y Mateo, ese flechazo súper divertido en plena boda, sus primeras miradas, sus primeros besos y todos esos sueños e ilusiones que van construyendo poco a poco. Las despedidas maleta en mano, las lágrimas y esos reencuentros que te ponen la piel de gallina. El dolor del final inesperado. La impotencia, los sueños rotos, la confusión, el empezar de cero sin poder dejar de mirar atrás. Y el reencuentro. Ese reencuentro soñado pero que parecía no llegar nunca. Volver a avivar un amor que no había muerto, un amor que siguió intacto pero aguardaba silencioso. Un amor tan bonito que podría durar mil años.


OTRAS RESEÑAS DE MARTA FRANCÉS

Laura va a por todas (Laura va a por todas #1)

FORAJIDO, de Marisa Sicilia

22 septiembre 2016

ROMÁNTICA HISTÓRICA / CUENTOS Y RELATOS
FORAJIDO ★★


Si un irlandés atractivo, peligroso y reclamado por la justicia se cruza en tu camino 

y pone todo tu mundo del revés, ¿qué otra cosa puedes hacer más que dejarte llevar por él?



Lo prometido es deuda, dije que traería la reseña del Club de lectura esta semana y aquí está. Y no, no dejo el blog, tampoco voy a dejar que ganen "los malos". Gracias por todos los mensajes bonitos que me habéis dejado estos días aquí y en las redes sociales. Me habéis emocionado y sorprendido a partes iguales. No sé cómo agradecer tanto cariño, en serio. Y ahora, vamos al lío...

Muchas veces hay novelas que me gustan y nunca escribo nada sobre ellas. Esta es una de esas veces en las que no tenía planeado escribir nada, simplemente había disfrutado de la historia y ya está. Pero me parecía injusto no hablaros de Felicity y Tom, de los corazones que me salieron por los ojos y la sonrisa permanente que tuve durante toda su historia. Pensaba quedarme todo eso para mi, sólo para mi y más después de los últimos acontecimientos.

Forajido es una historia corta, de esas tan cortitas que habitualmente no me suelen llenar precisamente por su brevedad. Y no os voy a engañar, en este caso también me hubiera gustado que fuese más larga, pero me he quedado satisfecha con lo que Marisa Sicilia nos ofrece, porque es tan bonito, dulce y tierno que es imposible que no saborees al máximo esta novelita ambientada en el lejano oeste.

Con Marisa siempre me ha pasado algo raro y es que nunca he logrado conectar al 100% con sus protagonistas. Sé que muchos os estaréis echando las manos a la cabeza y lo entiendo, sé que posiblemente los puntos fuertes de las historias de Marisa, además de la forma tan bonita de escribir, son precisamente sus protagonistas por lo diferentes que suelen ser a lo que estamos acostumbrados en la novela romántica. Lidia (de Cielos de Papel) —a la que tendré que hacer co-administradora del blog por la cantidad de veces que la nombro— me dijo que Forajido me gustaría y sin haberlo leído sabía que daría en el clavo, me tiene cogida la medida y nunca falla recomendándome lecturas. No estaba equivocada, tenían que llegar Felicity y Tom para poder desterrar al olvido el "no sé conectar con los protagonistas de Marisa Sicilia". ¿Pero es qué hay alguien que no sea capaz de conectar con esta pareja tan adorable? Estoy convencida de que no.

Felicity es maestra, treintañera y solterona, y para la población masculina de Carsons también es una mojigata y una impertinente. Sobre todo cada vez que la ven aparecer por las puertas abatibles del saloon dispuesta a llevarles por el "camino correcto". Resoplan, miran hacía otro lado y maldicen en voz baja esperando el temido sermón. Pero ese día todo es diferente, entre los clientes habituales hay uno que no lo es, uno con una mirada fría como el acero que no se achanta ante la palabrería de Felicity y le responde de una manera que ella no espera. Pronto descubre que ese hombre no es otro que un fugitivo conocido como Tom el irlandés y que se ha metido el boca del lobo, porque cuando el sheriff aparece ese hombretón irlandés decide tomarla como rehén para escapar. Y la fuga de Tom con Felicity es justamente la historia, porque en esa fuga surge una historia de amor inesperada y dulce. Una pequeña historia con diálogos chispeantes que página a página se van convirtiendo en tiernos y bonitos —sin dejar de tener un punto divertido—. Se van acercando, se van conociendo y van floreciendo los sentimientos convirtiéndose en unas pocas páginas en una de las parejas literarias más lindas que "he conocido" este año.

A veces una historia sencilla, fresca y entretenida es lo que te pide el cuerpo. Pasar un par de horas estupendas en compañía de unos personajes que te hacen sonreír y te enternecen, sin más pretensiones que disfrutar y evadirte. Y para las amantes de los epílogos os digo que sí, que Marisa son regala un epílogo precioso, de esos que a las románticas empedernidas nos hacen suspirar. 

El broche de oro de esta lectura lo ponen mis chicas del Club de Viaje Literario, aún estamos a medio gas después de las vacaciones veraniegas, pero unas cuantas nos hemos juntado para este piscolabis de la mano de Marisa Sicilia. Podéis leer sus opiniones AQUÍ. ¿Os animáis a conocer a este atractivo forajido y a su manzanita?